Emergencia en la producción alimentos en Manzanillo

Comparte

programa-vianderoCuando los precios de granos como el maíz y el frijol alcanzaron valores atractivos con los que en la actualidad son comercializados, las producciones de plátano, calabaza, boniato, yuca… decayeron a un ritmo acelerado y todavía es la fecha que no han podido equilibrarse en Manzanillo.

Nuevas estrategias agrarias, promovidas por las direcciones del Partido Comunista de Cuba (PCC), la Asamblea Municipal del Poder Popular y la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), así como por parte de los empresarios agrícolas, buscan estimular el programa viandero ante el real déficit de estos surtidos agrícolas en los mercados y placitas del territorio.

La emergencia productiva incluye la garantía mensual del combustible a los labriegos que han destinado sus tierras a este tipo de siembra.

Jibacoa es una de las comunidades rurales de la Ciudad del Golfo donde los campesinos han activado el programa viandero. Luis Rodríguez Pérez, asociado de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Elías Labrada abandonó temporalmente la producción de arroz para dedicarse a cultivos de ciclos cortos. Una hectárea de su finca está poblada de yuca y del resto de las áreas cosechará frijoles y boniato.

¿Y qué pasará con el arroz? Pregunta a la que el anapista decidido responde “A ese no lo dejo yo pero ahora me voy a dedicar también a la vianda porque me da menos trabajo, hago pocas inversiones y hace falta en la mesa”

Luis va a la vanguardia pero no es el único, la base productiva a la que pertenece tiene el plan de siembra cumplido al ciento por ciento. Las cuatro hectáreas de bejuco de boniato previstas ya están plantadas, así como las tres de yuca y las cinco de plátano, estás últimas ya en producción.

Dicha cooperativa tiene aseguradas estas cosechas a través de una contratación previa con los productores e incluso acopiará las de los no asociados a ella, quienes estuvieron resueltos a dar su aporte también.

La respuesta es igualmente positiva en la CCS Juan Hernández Suárez donde la nómina es más amplia y estos cultivos son habituales en los predios de los campesinos Mario Guerra, Jorge Morales Cobos, Alberto Calvelo, entre otros.

Sin embargo, la producción de viandas no puede ser una campaña más. Tampoco puede dejarse a la espontaneidad y decisión de los productores la elección de su cultivo, máxime cuando el municipio no logra autoabastecerse y lo que se planta debe estar intencionado y controlado para que lleguen a su destino sin precios elevados y exista un equilibrio entre las ofertas del sector privado y las del estatal socialista.

Valia Marquínez Sam

Periodista del Canal Golfovisión, Manzanillo, Granma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 11 =