Los Alazanes y la maldición del tercer juego

Comparte

Desde la arrancada del campeonato cubano de béisbol, a los Alazanes de Granma los ha perseguido una “maldición”: la del último juego de cada subserie.

Solo en tres ocasiones la han sobrepasado, el resto de las veces no han podido con ella y ahora, contra Guantánamo, un equipo que los ha tenido “ahogados” en dos choques, intentarán exorcizarla.

Los granmenses, por ejemplo, cayeron ante Las Tunas, Camagüey, Matanzas, Sancti Spírtitus, Villa Clara e Isla de la Juventud en los terceros partidos de cada compromiso particular.

Lo peor es que tres de esos duelo terminaron lechadas: con Camagüey (6-0), Villa Clara (5-0) y la Isla (3-0). Y dos concluyeron por nocaos: Matanzas: 12-2 y Sancti Spíritus (12-1).

¿Será que les llega el cansancio de dos desafíos anteriores o que bajan la guardia cuando han ganado una subserie?

No hay un método científico para comprobar tales hipótesis, lo cierto es que esa cruz del tercer partido la han llevado durante todo el torneo.

Solo han podido derrotar en el último juego de la subserie a Pinar del Río (6-5), Holguín (10-2) y al único elenco que han barrido, Mayabeque, con marcador de 7-4.

Para colmo de males, iban derrotando a Industriales en el tope del adiós (5-3), pero Lisban Correa le pegó cuadrangular a César García en el quinto capítulo, que empató las acciones, y unos minutos después llegó la lluvia para obligar a sellar el cotejo. “Tuviéramos esa victoria si César dominaba esa entrada”, dicen ciertos apasionados.

Este sábado a los Caballos les hará falta olvidar todas las cábalas, con Erluis Blanco en el box, un lanzador que ha estado muy bien en el certamen (cuatro éxitos, además de PCL de 2,56) y que carga en sus números una sola derrota, precisamente en el tercer partido de la subserie contra Sancti Spíritus.

Osviel Castro

Licenciado en Periodismo, Universidad de Oriente, Santiago de Cuba (1995). Corresponsal del periódico Juventud Rebelde en Granma. Colaborador en temas de deportivos de la CNC TV Granma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *