Aplaude a los médicos de Cuba primer paciente curado de la Covid-19

Comparte

Todas la noches aplaudo a los médicos que me salvaron la vida, dijo a Prensa Latina Jesús Álvarez, primer cubano liberado de la Covid-19, quien completó el alta médica y salió al sol de Santa Clara, su ciudad natal.

Álvarez, que abriga un sentimiento inapagable por los galenos de su país que lo devolvieron a la vida, reveló que él y su familia se suman todas las noches a los miles de cubanos que desde sus hogares aplauden a los heroicos combatientes de la salud pública.

Reveló, además, que sintió una emoción indescriptible cuando abandonó por poco tiempo el encierro hogareño, y se vio libre, con el rostro protegido por un nasobuco, en una avenida de Santa Clara.
Estuve pocas horas en la calle, pues solo salí a resolver una diligencia en el Banco, y regresé pronto a mi hogar, pues se precisa estar el mayor tiempo protegido en casa, con mi esposa, mi madre y mi padrastro, confesó.

Jesús Álvarez, de 25 años de edad, fue ingresado en febrero del 2020 en el Hospital Manuel Fajardo de Santa Clara cuando él y su esposa, que había regresado de Milán, región de Lombardía, Italia, presentaron problemas respiratorios.

Pero luego, al ser trasladado hacia el Instituto de Medicina tropical Pedro Kouri, en La Habana, fue él quien dio positivo a la Covid-19.

Bailarín profesional de música tradicional, revela hoy que tan pronto arribó de alta médica a Santa Clara le escribió a la cuenta en Twitter del Presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel.
«Le expresé que estaba agradecido una y mil veces, por todo lo que están haciendo por mí, por nuestro pueblo, y por el mundo, los médicos cubanos, y él, leyó mi agradecimiento, y me instó a seguir adelante con mi vida y con mi profesión.»

Descubre que hoy es uno de los hombres más alegres del mundo, pero aunque evitó caer en pánico en el proceso de recuperación, hubo momentos muy tensos como cuando le avisaron que su niña había presentado fiebre. «Le hicieron el test y dio negativo, gracias a Dios, fue algo sorprendente y milagroso», recuerda.

«Siento un gran orgullo de ser cubano cuando veo brigadas de médicos que van a los lugares de mayor peligro, somos gente de batalla y vamos a salir adelante; que yo me haya recuperado es una muestra de ello», concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *