Atención: Se adelantan los pronósticos, el pico de contagios por la Covid-19 podría ser la próxima semana en Cuba

Comparte
Ilustración Cubadebate

Lo que ha venido aconteciendo en Cuba en los últimos días deja como saldo un adelanto de la fecha del pico de la COVID-19 en el país, el cual se prevé para la semana próxima, adelantándose a la media internacional y lo previsto inicialmente.

Raúl Guinovart Díaz, decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, explicó a Cubadebate que “el pronóstico de la curva azul (escenario favorable) indica ahora que la semana que viene, aproximadamente, estaríamos en el pico, adelantándonos a la media internacional”.

Este es un pronóstico reservado que dependerá de la evolución de la enfermedad en los próximos días, advirtió.

Según estimaciones del tiempo de supervivencia media, siguiendo el comportamiento internacional de más de 180 países, el pico debería alcanzarse a los 77 días de evolución de la enfermedad, lo cual ocurriría para finales de mayo, sin embargo, China y Corea del Sur lograron acercar la fecha de mayor incidencia.

Aseveró que las gráficas permiten tomar un grupo de decisiones por el Estado: determinar cantidad de camas, equipos de respiración, preparar al personal médico para hacer las rotaciones.

A decir del profesor titular, los primeros modelos expresaban que el país tendría un pico máximo cercano a cuatro mil 500 enfermos activos en un día.

“No estamos hablando de cuatro mil 500 nuevos enfermos en un día, sino que en un día X coincidiría esa cifra en el país. Esta situación crearía un estado de tensión grande al sistema hospitalario, porque habría que tener en ese momento la disponibilidad de camas necesarias. En esa gráfica tenemos en cuenta los reconocidos y los no reconocidos”, explicó.

Señaló que desafortunadamente el día que se efectuó la Mesa Redonda, el país se movía por el escenario más complicado, pero a partir de las medidas que tomó el Gobierno, la curva fue girando a un escenario más favorable, que está en la zona media y muy próxima al área azul con la que identifican la proyección favorable.

En cuanto al tamaño de la epidemia o lo que es lo mismo, el acumulado de personas contagiadas, sentenció que el gráfico correspondiente muestra que “vamos a tener un mínimo de mil 500 casos y un máximo de dos mil 500.

Pronóstico de los casos acumulados en el país.

Desde mi apreciación la decisión de adelantar medidas de otras fases ha permitido modificar la curva, no obstante, si se relajan las condiciones actuales esto puede cambiar, por eso se dice que estas semanas son las de mayor complejidad, advirtió Guinovart.

Se advirtió que si se realiza una mayor cantidad de test esta cifra puede modificarse, pues se tendría más información y se capturarían personas asintomáticas que se encuentran entre la población, sin embargo los modeladores matemáticos no creen que se vaya del escenario crítico.

La Doctora Lizet Sánchez Valdés aseveró que “el mensaje final a la población es que si no se toman las medidas de aislamiento social el modelo puede volver a crecer y podríamos ir a un escenario crítico”.

“El modelo se está cumpliendo hasta ahora, pero todos somos responsables en ello. La epidemia está siendo vulnerable a las acciones que se están tomando, pero depende del comportamiento social y las medidas gubernamentales. El modelo está demostrando que podemos cambiar el curso de la epidemia”, aclaró.

 

Los especialistas explicaron que —según estimaciones del tiempo de supervivencia media, siguiendo el comportamiento internacional de más de 180 países—  el pico debería alcanzarse a los 77 días de evolución de la enfermedad, lo cual ocurriría para finales de mayo. Sin embargo, China y Corea del Sur lograron acercar la fecha de mayor incidencia.

Tres escenarios de la epidemia en Cuba que muestran los casos activos de la enfermedad. Imagen ampliada muestra proyección del pico para Cuba.

Lo que ha venido aconteciendo en Cuba en los días más recientes, deja como saldo un adelanto de la fecha del pico. Según el decano de la Facultad de Matemática de la Universidad de La Habana“ el pronóstico de la curva azul indica ahora que la semana que viene, aproximadamente, estaríamos en el pico, adelantándonos a la media internacional. Este es un pronóstico reservado que dependerá de la evolución de la enfermedad en los próximos días”, advirtió Guinovart.

Cadenas de contagios y algunos elementos de la “velocidad”

La Doctora en Ciencias apunta que el número reproductivo básico se calcula al inicio de la epidemia. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Si queremos entender la “velocidad” con que se propaga la COVID-19 y lo que sucede en escenarios donde se decretan eventos de transmisión local, es necesario conocer dos términos: número reproductivo básico y el número reproductivo efectivo.

Imaginemos que cuando acabe todo fuésemos capaces de determinar quién contagió a quién. Usted podría ser el primer portador del virus y haber estrechado la mano o tosido delante de otras 3 personas quienes se contagiaron a su vez. Luego, cada una de ellas habrían contagiado a otras 3 (ya van 1+3+9) que, por avatares de la vida, habrían propagado la infección a otras 3 (es fácil contar: 1+3+9+27).

Matemáticamente, esto se conoce como progresión geométrica o, como se repite en los medios estos días, crecimiento exponencial. En epidemiología, ese número 3 se conoce como ritmo (o factor) reproductivo básico, R0, y representa el número medio de contagios propagados por cada persona contagiada.

Infografía Edilberto Carmona/Cubadebate.

Para que no haya mucha transmisión este parámetro tiene que estar por debajo de uno. Si este indicador es uno, significa que cada enfermo está infectando a otra persona más. Generalmente cuando comienzan las epidemias el número reproductivo suele ser alto”, explica el decano de MATCOM como si tuviera un pizarrón delante.

La Doctora en Ciencias apunta que el número reproductivo básico se calcula al inicio de la epidemia, en tanto el número reproductivo efectivo —comportamiento real— es el que permite evaluar las acciones pues se va modificando a partir de las medidas que se van tomando

“Cuando hay acciones de aislamiento este número se suele reducir. El número reproductivo básico depende de las características de contagio de cada virus, mientras que el efectivo de las acciones que se tomen para cortar las cadenas de propagación”.

Según reveló a Cubadebate el Dr. Guinovart, al inicio de la epidemia el número reproductivo casi llegó a cinco. “Luego poco a poco ha ido disminuyendo a partir de las medidas, se estabilizó sobre uno y más adelante sube un poco por el evento del Hogar de Ancianos de Santa Clara. Al ser un evento tan local no afectó muchos las cifras a nivel nacional. Entre tanto La Habana estuvo complicada, pero luego de las medidas restrictivas este parámetro está cercano al 1”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *