¡Tendremos nuestro primero de mayo!

Comparte

Los cubanos, por decirlo de alguna forma, somos adaptables a cualquier circunstancia: a lo bueno y a lo malo, y aunque nos quejemos de lo difícil, siempre buscamos el lado mejor a cada situación. Esa, es una de las razones de nuestra fortaleza, de nuestra supervivencia, y también de nuestra infinita alegría.

A ningún ser humano, salvo que sea cubano, le aplica mejor esa frase antigua, exponente de la inventiva y la perseverancia: “… cuando no hay perro, se montea con gato”

Y no es que no sintamos algunas ausencias, algunas rutinas, algunos modos de hacer y manifestarnos, pero aún y cuando muchos piensen que no, la realidad es que el cubano es disciplinado y aunque protestón, “entra por la rueda”, sobre todo en estos tiempos donde la pandemia del Covid-19 está dejando una estela de muertes, sin distinción de razas, estatus social, riqueza o pobreza y hundiendo la economía mundial hasta niveles impensados.

El hecho de que un país pequeño tenga un corazón tan grande como para no dejar un barco a la deriva, acoger a sus ciudadanos de regreso, vengan de donde vengan, demuestra que para la patria es suficiente y prueba que en Cuba es una realidad eso de que nadie queda abandonado a su suerte, aún cuando no sea cubano.

Por eso y por otras razones muy cubanas que andan por el mundo salvando vidas con una valentía, intrepidez, esfuerzo y coraje que algunos no quieren reconocer, es que nuestro primero de mayo en tiempo de pandemia, será diferente.

El primero de mayo, día internacional de los trabajadores es para el cubano algo más que un desfile por las plazas del país. Además de las iniciativas de empresas y sindicatos, cada quien se engalana con colores vivos, como corresponde a un buen caribeño,y vamos bien temprano para lo que es y nos gusta: una fiesta bulliciosa, buenísima, de las grandes, vamos todos los de casa y nos unimos a esa multitud donde están nuestros amigos, compañeros de trabajo y se sobran las sonrisas, los besos y los abrazos y terminamos el dia bailando y celebrando nuestra orgullosa condición de trabajadores.

Pero este primero de mayo no será así, y habrá quien suspire desde su balcón con alguna añoranza, pero como buenos cubanos ya le buscamos “la vuelta “ ¡¡y tendremos nuestro primero de mayo!! esta vez sin besos ni abrazos, un primero de mayo en casa, como corresponde en estos tiempos.

Faltará la marcha apretada pero nos sobrará la emoción esa que nos inunda el alma y nos cristaliza los ojos cuando a pesar de las circunstancias nos sentimos protegidos, cuando comprendemos cuánto sentimiento de humanidad y solidaridad habita en esta pequeña isla, en estos hermanos que duermen con el descanso seguro de los demás, esos que utilizan su inteligencia para el bien común, esos que aplaudimos cada noche desde nuestro encierro y que sin dudas, irán al frente del pueblo cubano en este desfile igual, pero diferente

Gloria Guerrero Pereda

Realizadora y periodista de CNC TV Granma. Premio provincial por la Obra de la Vida Rubén Castillo Ramos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *