La enfermería, una profesión que dignifica a la medicina cubana

Comparte

El capítulo granmense de la sociedad cubana de enfermería está integrado por más de 7800 licenciados de la carrera. Este personal ha desempeñado un importante papel no solo frente a la pandemia del coronavirus, sino en otros programas de salud que atienden al paciente grave, entre los que se encuentra en programa de cardiología.

Hasta allí llegó nuestro equipo de prensa y pudimos conversar con una valerosa mujer que por más de quince años se ha dedicado a cuidar enfermos del corazón, es Yanine Machado Pupo.

Ella no soñó de niña ser enfermera, tampoco optó por la carrera cuando cursaba el preuniversitario, pero llegó a la profesión y gracias a ella pudo darle un vuelco a su vida.

“Yo siento mucho orgullo de mi profesión. La cogí gracias a nuestro comandante Fidel Castro quien nos permitió entrar al curso de superación integral para jóvenes y de ahí salimos bastante jóvenes que estábamos desvinculados. Hoy creo que esa posibilidad me cambió la vida para siempre porque me dio un camino diferente al que yo estaba viviendo”.

Lo que la vida le trajo con amor, hoy con amor devuelve. Esta licenciada es parte de un amplio equipo de enfermería que presta servicios en la sala de cuidados intensivos coronarios del hospital Céspedes en Bayamo, donde por estos días se vive una rutina diferente porque los pacientes cardiópatas son un grupo vulnerable ante la Covid-19, si se expusieran al riesgo. El nuevo tiempo que se vive demanda más esfuerzo, más vigilancia y, aunque suene agotador, muchas más horas de los enfermeros al cuidado del paciente.

“Uno deja la familia sola para venir a trabajar 24 horas aquí al servicio. Antes hacíamos 12 horas, pero en tiempos de pandemia hacemos 24. Venimos a trabajar con todo el corazón con todo el deseo para ayudar a que los pacientes salgan de su enfermedad, tanto de la parte cardiovascular, como de la parte respiratoria que compromete su salud”

Estas palabras fueron secundadas por Tamara Gonzáles, una paciente que llegó al servicio en estado grave y que hoy tiene un excelente estado de salud.

“El trabajo de enfermería en este servicio es de excelencia, maravilloso, mancomunado. Con eso nos ayudan a los pacientes con un cuadro grave a recuperarnos con mucha facilidad, porque son muy amables, muy atentas, están siempre muy pendientes a nuestros cuidados, a las medidas de bioseguridad para evitar procesos infecciosos que comprometan nuestro estado”.

La enfermería granmense ha sido vital para el funcionamiento de todos los servicios en general. Unos de frente a la pandemia, otros garantizando la retaguardia en un centro secundario, muchos mirando de frente el peligro en otras naciones, pero todos dignificando una profesión indisolublemente ligada al prestigio internacional que tiene la medicina cubana.

Katiuska León Borrero

Periodista y conductora de programas informativos y variados en CNC TV. Licenciada en Comunicación Social por Universidad de Oriente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *