Minneapolis, EE.UU., bajo protestas tras asesinato de afroamericano

Comparte
Foto. Página 12

Violentas protestas, represión policial e indignación caracterizan hoy el convulso escenario en la ciudad estadounidense de Minneapolis, en Minnesota, tras el asesinato del afroamericano George Floyd por un policía blanco.

De acuerdo con los reportes, los participantes en las protestas marcharon al grito de «No puedo respirar!», el mismo que pronunció Floyd mientras uno de los agentes mantuvo una de sus rodillas sobre su cuello para inmovilizarlo, pese a que pedía auxilio y ayuda médica.

Según la policía, un hombre murió anoche a causa de una herida de bala y también se produjo un arresto.

Las fotos y el vídeo de la segunda jornada de manifestaciones muestran negocios en llamas, saqueos y agentes que disparaban gases lacrimógenos y balas de goma, mientras muchos exclamaban «sin justicia, no hay paz».

Los residentes de la ciudad se volcaron a las calles horas después que el alcalde Jacob Frey intentara apaciguar la ola de indignación pidiendo que los cuatro oficiales implicados en la detención de Floyd, que fueron todos despedidos, enfrenten cargos criminales.

«Observamos durante cinco insoportables minutos cómo un oficial blanco presionaba firmemente su rodilla en el cuello de un hombre negro desarmado y esposado», dijo Frey a los periodistas en una conferencia de prensa la víspera, señaló MPR News.

«No vi ninguna amenaza. No vi nada que indicara que este tipo de fuerza era necesaria», añadió el alcalde demócrata, quien en sus declaraciones recalcó que no estaban hablando de una decisión de una fracción de segundo que fue tomada incorrectamente.

«Hay alrededor de 300 segundos en esos cinco minutos, cada uno de los cuales el oficial podría haberse dado vuelta… y haber quitado la rodilla del cuello de George Floy», sentenció.
Si la mayoría de la gente, en particular los negros, hubiesen cometido semejante acto ya estarían tras las rejas, dijo.

Entretanto, Bridgett Floyd, hermana de la víctima, reclamó en una entrevista con NBC que los cuatro policías implicados «fueran acusados de asesinato porque eso es exactamente lo que hicieron; (él) estaba pidiendo ayuda».

No necesito que sean suspendidos y puedan trabajar en otro estado o en otro condado -insistió-. «Les deberían quitar sus licencias, sus trabajos, y deberían ser encarcelados por asesinato», enfatizó.

Por su parte, el gobernador de Minnesota, Tim Walz, expresó que «George Floyd no merecía morir, pero George Floyd sí merece justicia».

Desde que en el 2014 el también afroamericano Eric Garner murió asfixiado por la maniobra prohibida de ahogo que le aplicó un agente de policía blanco en Staten Island, Nueva York, sus últimas y agónicas palabras devinieron en grito de justicia por el fin en Estados Unidos de la violencia policial teñida de racismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *