El marabú, un producto de gran valor cuando sale hecho carbón

Comparte

El carbón es uno de los productos cubanos exportables con gran aceptación en el mercado europeo. Con el fin de generar mayores ingresos al país a través de este renglón, el campesino granmense Enrique Tamayo Cabrales potencia esta producción a pesar de ser ganadero hace más de 15 años.

A su finca llegamos justo el día en que cumplía 67 años de edad, pero lejos de encontrarlo en una celebración lo descubrimos en medio del marabú. Hace cuatro décadas atrás este hombre no pensaba trabajar la tierra. Por aquel entonces se había graduado de ciencias penales en la universidad de la Habana y por treinta años prestó servicios en la Policía Nacional Revolucionaria, pero tras licenciarse de sus funciones quiso aportar al país desde el campo.

“En 2008 el estado me dio 20 hectáreas de tierras perdidas de marabú y decidí producir en ganadería. Y empecé a tumbar y quemar la leña, pero después me di cuenta que a esa leña yo podía sacarle algún dinero para comprar los propios recursos que yo necesitaba y entonces comencé la producción de carbón.”

Así comenzó Enrique a describirnos su historia de campesino, la cual comenzó en la ganadería como trabajador de la Unidad Empresarial de Base Celia Sánchez Manduley de la Empresa Agropecuaria Bayamo. A la par potenció la producción carbonera.

¿Cuán sacrificada es la producción de carbón?

En esta tarea hay bastante sacrificio. En primer lugar es una planta difícil por la cantidad de espinas que tiene y a veces no tenemos los recursos necesarios como guantes, pero hay que trabajar. Y en segundo lugar, lleva varios pasos: picar la leña, sacarla, transportarla para el lugar donde se va a hacer el horno, repicarla, armar el horno, buscar la hierba para taparlo y luego es que se prende ese horno para entonces hacer el carbón.

¿De cuántos días estamos hablando para llegar al producto final?

Depende del estado en el que esté la leña después que se corta el marabú. Se seca en unos cinco o seis días si hace buen sol, la humedad relativa del ambiente es mínima y no hay lluvia, pero si llueve o hay mucho rocío en la mañana demora más el palo en secar. Luego al llevarla al horno puede demorar hasta cinco días en el proceso hasta que ya comienza a salir humo de color azuloso del horno y eso indica que ya está listo el carbón para ser retirado. También el tiempo de horneado del carbón depende del propio tamaño del horno y la cantidad de trozos de marabú que pongas en él.

¿Cuánto carbón aporta Enrique cada mes?

Yo estoy entregando toneladas y media cada mes. Y eso me reporta unos 2500 a 3000 pesos.

¿Siente recompensa en esta labor?

Si la siento! Aunque no es la única que realizo como campesino, porque además soy ganadero, pero sí siento una gran recompensa porque me ayuda mucho a adquirir algunos productos que necesito para mi casa, mi familia y mi propia labor de campesino.

Pese a que la producción de carbón es una labor de mucho sacrificio, ¿qué piensa Enrique de la importancia de esta actividad para la economía cubana, teniendo en cuenta que es un producto exportable?

Creo que es fundamental. Yo he dicho en varias reuniones de campesinos que si cada campesino que tiene la tierra perdida de marabú picara aunque fuera una tonelada mensual aportáramos al país inmensa cantidad de divisa, lo que pasa es que todo el mundo no quiere sacrificarse por igual. Pero es un llamado que estoy haciendo. El marabú no hace nada en el campo, pero si hace mucho en un horno, porque se convierte en un producto de gran valor cuando sale hecho carbón.

El carbón es uno de los productos cubanos exportables con gran aceptación en el mercado europeo fundamentalmente. Con fin de generar mayores ingresos al país a través de este renglón el campesino granmense Enrique Tamayo Cabrales potencia esta producción a pesar de ser ganadero hace más de 15 años.

Katiuska León Borrero

Periodista y conductora de programas informativos y variados en CNC TV. Licenciada en Comunicación Social por Universidad de Oriente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *