Trabajan apicultores de Niquero para consolidar rubro exportable de Granma

Comparte
Colmena en plena faena alrededor de la reina, en uno de los apiarios del municipio de Niquero, en la provincia de Granma, Cuba, el 23 de octubre de 2020. ACN FOTO/ Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO/ rrcc

Con 10,5 toneladas (t) de miel de abejas entregadas hasta la fecha, José Naranjo Vargas sobrecumple su plan anual y es uno de los 33 colmeneros que sitúan a Niquero como el municipio mayor productor de la provincia de Granma en la actual cosecha.

Subordinada a la Unidad Empresarial de Base Apícola del oriental territorio, la costera localidad totaliza 204 t y prevé acopiar otras 40 en el último trimestre de 2020, cuando aún faltan por aprovechar floraciones de alto potencial melífero, entre ellas el bejuco indio y las campanillas blanca y morada.

El propio Naranjo Vargas, apicultor ecológico que percibe ingresos de hasta 60 mil pesos por campaña, está convencido de poder aportar cinco toneladas más, gracias a las buenas condiciones de la zona donde están ubicados sus colmenares, en la comunidad de Gloria, perteneciente al consejo popular La Ricardo.

Declaró a la prensa que trabaja solo, contrata unos siete obreros para el momento de la castra y, en búsqueda de mejores resultados, cambia regularmente el ciento por ciento de sus abejas reinas, las cuales adquiere en el mismo Niquero.

Con 23 años de experiencia en la actividad subrayó que si bien para esta campaña compró equipos nuevos, la falta de cuadros, tapas, cajas y otros componentes de colmenas limita las potencialidades de crecimiento.

Licenciado en Cultura Física y autodidacta en la apicultura, el joven Amaury Rojas Guerra cría las abejas reinas que demandan los colmeneros del municipio, y hasta el momento produjo, además, 9,8 toneladas de miel, 96 kilogramos cera y 15 de propóleo.

Argumentó que el resultado de la localidad también se beneficia de la mayor comprensión de los productores sobre la importancia del cambio de las reinas y el buen manejo integral de las colmenas, así como de la posición de vanguardia de Granma en el programa cubano de mejoramiento genético de la especie Apis mellifera.

Otras fortalezas, subrayó, son la amplia proliferación del soplillo (Leucaena glauca) y los 10 meses de variadas floraciones que anualmente la naturaleza regala a Niquero.

Jorge Vargas Pérez, máximo responsable de la actividad, precisó que el área apícola del municipio integra a 33 apicultores vinculados a tres cooperativas de créditos y servicios, con un total de 47 apiarios y dos mil 297 colmenas.

Junto a las bondades del Parque Nacional Desembarco del Granma, zona que mayor floración les aporta, utilizan la trashumancia para buscar mayor producción a partir de acercar las abejas a los lugares de mayor potencial melífero, añadió.

Hasta el pasado mes de agosto, sobreponiéndose a las limitaciones económicas y el impacto de la pandemia global de la COVID-19, los colmeneros de Granma cumplen sus entregas de cera, propóleo, abejas reinas y miel orgánica, y acopiaron un total de 700 toneladas del néctar, uno de los principales rubros exportables del sector agrícola en la provincia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + siete =