¿Será tan difícil cabalgar sobre la muralla azul?

Comparte

En la historia de nuestras series nacionales de béisbol, Granma jamás ha logrado sobrevolar la muralla levantada por equipos de Industriales. Incluso, en 11 partidos anteriores apenas los Caballos han conseguido una victoria.

Ahora, cuando ambas selecciones volverán a enfrentarse, en los play off de cuartos de final, algunos dicen que esas flechas del pasado volverán a aniquilar la caballería conducida por Carlos Martí. Otros, en cambio, señalan que habrá un giro en esta novela.

Si dejamos los apasionamientos a un lado deberíamos decir,  con mente fría,  que los Alazanes parten como favoritos esta vez, no solo por los números exhibidos durante la campaña.

Los granmenses fueron mejores en los tres indicadores fundamentales de juego: ofensiva (314 por 295 sus rivales), pitcheo (4,34 de PLC/ 5,03 los Leones) y defensa (976, por 975). De todos modos, los números suelen ser engañosos cuando llega la postemporada, pues el temple –algo que siempre han tenido los Azules- es fundamental.

Pero el favoritismo de los orientales también surge por la incorporación de dos figuras de mucho peso: Alfredo Despaigne y Lázaro Blanco. El primero estaba en Japón cuando estos conjuntos disputaron la subserie particular, ganada 3-2 por los Leones, mientras que el segundo, aunque sí estaba con Granma en el primer duelo de dos choques, no vio acción desde el box contra los capitalinos.

Hay una referencia cercana: el play off de la campaña anterior, en el que la tropa del entonces manager Rey Vicente Anglada venció 2-1 en el enfrentamiento de los comodines.  Los habaneros no tenían a Lisbán Correa, quien ha sido el motor impulsor de la escuadra dirigida por Guillermo Carmona; pero Granma tampoco contaba en sus filas con dos caballos de primer nivel como Alfredo Despaigne y Guillermo Avilés.

De modo que, siguiendo la lógica, pudiera ser una serie equilibrada, pero con la tendencia de victoria para el bando de los equinos.

La clave de los Leones es producir muchas carreras para encomendarle la tarea a Andy Rodríguez de cerrar los partidos; mientras que la de los Alazanes parece ser la de anular a Lisbán Correa, por mucho el mejor toletero de la capital.

A partir del martes, cuando ambas selecciones choquen en la llamada burbuja de Sancti Spíritus, la historia pudiera dar un cambio radical o mantenerse teñida de azul. (TOMADO DE LA DEMAJAGUA)

Osviel Castro

Licenciado en Periodismo, Universidad de Oriente, Santiago de Cuba (1995). Corresponsal del periódico Juventud Rebelde en Granma. Colaborador en temas de deportivos de la CNC TV Granma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cinco =