A pesar de que el último juego del calendario se disputará hoy, la jornada del domingo decidió todo en la temporada regular de la Liga Japonesa de Béisbol Profesional 2022 y la emoción vivida por los fanáticos no ha podido ser mayor.

Con fotos tomadas de INTERNET.

No olvidemos que esto no es común en el circuito nipón, donde nunca ha existido una fecha específica para cerrar la campaña, sino que se dejan varios días libres a finales de septiembre y principios de octubre para disputar todos aquellos juegos que fueron suspendidos por lluvia o por otras razones durante el año.

Como consecuencia, la jornada final del calendario suele ser tremendamente aburrida, debido a que está reservada para jugar uno o dos encuentros intrascendentes que en ocasiones se han llegado a celebrar después de comenzados los play off.

Sin embargo, ese no fue el caso, pues el domingo los Búfalos de Orix ganaron el título de la Liga del Pacífico gracias a su victoria como visitante sobre las Águilas de Rakuten y a la derrota de los Halcones de SoftBank ante los Marinos de Lotte en el Estadio ZOZO Marine de Chiba.

SoftBank solo necesitaba un empate para coronarse campeón y la única manera en que podía perder el título era con una derrota ante Lotte sumada a un triunfo de Orix sobre Rakuten y eso fue exactamente lo que ocurrió.

Orix tiene ahora todo a su favor para clasificarse a la Serie de Japón por segundo año consecutivo y tratar de desquitarse de la derrota sufrida el año pasado en esa instancia. Primero, será local en todos los juegos de la fase final del play off y además la comenzará con un triunfo de ventaja.

Pero lo más importante es que tendrá a su rotación de lujo bien descansada y lista para ver acción desde el mismo primer juego, un beneficio que no disfrutará su rival, que solo podrá utilizar a su tercer o cuarto abridores en ese partido debido a la manera en que está organizado el calendario.

Una consecuencia importante del triunfo de Orix es que su as Yoshinobu Yamamoto ha asegurado ganar, por segunda temporada en fila, tanto el Premio Sawamura al mejor lanzador del año como el galardón al jugador más valioso del circuito.

El derecho de 24 años de edad lideró toda la campaña en victorias (15), ponches (205), efectividad (1.68), entradas lanzadas (193.0) y aperturas de calidad (22), lo que no solo lo convierte claramente en el mejor lanzador, sino también en el pelotero más destacado de la Liga del Pacífico.

La jornada de domingo también le garantizó la triple corona ofensiva a Munetaka Murakami, el joven toletero de las Golondrinas de Yakult, quien está cerrando el año con 55 cuadrangulares, 132 carreras empujadas y un promedio de .317.

Hoy podría ver acción otra vez para tratar de llegar a los 56 vuelacercas y establecer una nueva marca para un pelotero nacido en Japón, pero salvo eso su hazaña ya está asegurada, como también su segundo galardón en fila al Jugador Más Valioso de la Liga Central.

Es muy probable entonces que Yakult y Orix vuelvan a enfrentarse en la Serie de Japón este año, tal como ocurrió la temporada pasada. En aquella ocasión, Orix partió como favorito debido a un pitcheo que lucía superior, pero al final Yakult lo terminó dominando. ¿Se repetirá la historia en 2022?

En lo que a los jugadores latinos se refiere, el cubano de los Dragones de Chunichi Raidel Martínez fue el protagonista de la jornada dominical, luego de cosechar su trigesimonoveno salvado del año y asegurar matemáticamente el título de esa categoría en la Liga Central.

Su más inmediato perseguidor, el estadounidense de las Golondrinas de Yakult Scott McGough, disputará hoy su último partido y lo máximo que puede hacer es igualarlo en el liderato, en cuyo caso ambos compartirán el galardón.

El derecho pinareño se convierte así en el tercer latino en ganar un título de salvados en la NPB, luego del dominicano Rafael Dolis, quien sumó 37 en 2017, y el venezolano Robert Suárez, quien cosechó 25 en 2020 y 42 en 2021.

Otra noticia hecha oficial fue que el cubano Yariel Rodríguez, compañero de equipo de Martínez, ganó el título de hold points de la Liga Central, estadística que determina al mejor relevista intermedio del año en el circuito.

El joven camagüeyano había llegado a 45 el viernes y tenía un punto de ventaja sobre su más inmediato perseguidor, el derecho de los Tigres de Hanshin Atsuki Yuasa, pero este lo igualó en su último encuentro de la temporada para compartir el premio.

Rodríguez se convierte así en el cuarto lanzador hispano en ser reconocido como el relevista intermedio del año en la NPB, luego de los dominicanos Marcos Mateo (43 en 2017) y Joely Rodríguez (44 en 2019), y del cubano Liván Moinelo (40, en 2022).

Aprovechamos esta oportunidad para reconocer el invalorable trabajo que han venido realizando los relevistas caribeños en los últimos años, especialmente a partir de la temporada 2020, momento desde el cual se convirtieron en los principales protagonistas hispanos de la NPB.

Tanto Raidel Martínez como Yariel Rodríguez vieron acción en 56 partidos esta campaña y además de ganar sus respectivos títulos individuales también registraron números inverosímiles. El primero dejó una efectividad de 0.97 y 62 ponches, mientras que el segundo quedó en 1.15 y 60, respectivamente.

Pero ellos dos no fueron los únicos que destacaron. El venezolano Edwin Escobar ha visto acción en nada menos que 69 encuentros este año y si lo vuelve a hacer hoy llegará a 70 por segunda vez en su carrera japonesa. A eso hay que agregarle además una efectividad de 2.43 y 51 abanicados.

El cubano Liván Moinelo cosechó 24 salvados después de haber sido convertido a cerrador este año y además registró una efectividad de 1.03 y 87 ponches, lo que le da un promedio de abanicados por cada nueve entradas de 14.87, el más alto entre los relevistas de la NPB.

Finalmente, también hay que resaltar el trabajo del debutante colombiano Tyron Guerrero, quien vio acción en 49 juegos con los Marinos de Lotte, lució una recta de 100 millas por hora y registró una efectividad de 3.52 con 27 hold points, cifra que lo dejó sexto en esa categoría en la Liga del Pacífico.

El espigado derecho llegó a Japón con la promesa de ayudar al relevo de su equipo con su gran velocidad, pero también con el miedo de que sus problemas de control no le permitieran triunfar. Afortunadamente para él y los fanáticos del equipo, todo salió bien y la gerencia planea renovarlo para 2023.

Las series de postemporada de ambos circuitos comenzarán este sábado 8 de octubre. En la Liga Central, los Tigres de Hanshin se medirán a las Estrellas de DeNA en una serie al mejor de tres juegos que se celebrará por completo en el Estadio de Yokohama, la sede de DeNA, favorito para avanzar.

En la Liga del Pacífico, los Leones de Seibu visitarán a los Halcones de SoftBank en el Pay Pay Dome de Fukuoka, también en una serie al mejor de tres juegos en que el local es el favorito para ganar.

Los vencedores de ambos enfrentamientos se medirán en la fase final del play off a Yakult y Orix, respectivamente. Como es costumbre, los campeones de las ligas comenzarán sus respectivas series al mejor de siete juegos con un triunfo de ventaja y disputarán todos los partidos como local.

Orix perdió 4-2 la final del año pasado ante Yakult, a pesar de partir como favorito debido a su excelente pitcheo. Sin embargo, Yakult fue quien dominó la serie desde el montículo para ganar su primer título nacional desde la temporada 2001.

Este año, Orix vuelve a partir como favorito debido a su temible rotación y al excelente momento de juego que está atravesando, pero no por ello se debe menospreciar el espíritu combativo de Yakult, que a pesar de no estar en buena forma está más que capacitado para ganar otra vez.

La Serie de Japón dará inicio el sábado 22 de octubre en el estadio del representante de la Liga Central.

Comparte si te ha gustado