Cinco mil seiscientos colaboradores de la medicina de Granma se encuentran en este momento cumpliendo misión internacionalista en 52 países de América Latina, Asia y África.

Las naciones con mayor número de profesionales granmenses son Venezuela y Brasil, llegando a 3400 y 1227 colaboradores respectivamente.

De forma mayoritaria la prestación de los servicios tiene lugar en zonas apartadas de las naciones receptoras, como es el caso de la región amazónica, donde prevalecen las condiciones geográficas adversas y culturas raigales muy diferentes a la nuestra.

Sin embargo los médicos, enfermeros y tecnólogos de la salud ponen a disposición de esas poblaciones sus conocimientos de la medicina y ayudan a cambiar conductas y estilos de vida en materia de cultura sanitaria.

Durante 2014 destacó la incorporación de 28 granmenses a la brigada Henry Reeve, para el enfrentamiento al ébola en Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry. Su destacada misión en predios africanos elevó el prestigio de la medicina cubana a nivel internacional, razón por la que países de mayor desarrollo económico social demandan de nuestros servicios. Es el caso de Portugal y China.

Al decir de Leonardo Enrique Tapia Garcés, director del departamento de colaboración médica en Granma, el hecho de que naciones como estas soliciten el concurso de los médicos cubanos es muestra de la credibilidad de nuestro sistema de salud, del rigor científico con que trabajan nuestros especialistas, de su preparación y de la cultura general integral que han alcanzado.

Apuntó que ya dos médicos generales integrales del hospital Carlos Manuel de Céspedes de Bayamo están aprobados para prestar servicios en Portugal y todavía está por definir la cifra de profesionales que marcharán próximamente a China.

Actualmente Granma es la tercera provincia de Cuba en aportar personal para la colaboración médica internacional. En el presente año la cifra de médicos y enfermeras que apoyarán a otras naciones se incrementará, sin dejar desprovista la asistencia médica en el territorio.

De lo que se trata es de extender una mano amiga a quienes en otras latitudes nunca han contado con un especialista de la salud en su propia comunidad, algo de lo que podemos disfrutar los cubanos desde que se implementó el programa del médico y la enfermera en 1983.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + diecisiete =