fidel-camilo-che-caravanaImpulsados por el ejemplo de Máximo Gómez y Antonio Maceo, rostros barbudos- en plena Sierra Maestra- definen rutas y objetivos de una gran empresa militar que se avecina.

Una vez derrotada la ofensiva de verano de la dictadura batistiana, Fidel Castro Ruz, convencido de la necesidad de extender la guerra más allá de la región oriental, consideró a aquel agosto de 1958 como el momento idóneo para realizar – al igual que en el 1895- una invasión a Occidente.

El reciente éxito alcanzado por las fuerzas revolucionarias, ofrecía una oportunidad única para la creación de las dos columnas invasoras, las cuales contaban con las armas necesarias y una alta moral combativa derivada del triunfo sobre huestes enemigas.

El 18 de agosto de 1958 el Comandante en Jefe Fidel Castro a través de una orden militar, le asignó al Comandante Camilo Cienfuegos la misión de conducir una columna guerrillera hasta la provincia de Pinar del Río, en cumplimiento del plan estratégico del Ejército Rebelde.

El 21 de agosto de 1958 partieron 82 hombres al mando del Comandante Camilo Cienfuegos, desde Boca del Salto, en la Sierra Maestra. La misión de la columna dos, nombrada Antonio Maceo, era alcanzar la provincia de Pinar del Río e igualar la hazaña del valeroso Lugarteniente general.

Diez días después, el 31, inició la marcha desde El Jíbaro, en el mismo macizo montañoso, la Columna No. 8, «Ciro Redondo», encabezada por el Che y con el objetivo estratégico de batir incesantemente al enemigo en el territorio central e interceptar los movimientos de tropas contrarias, desde Occidente a Oriente».

Años más tarde recordaría el guerrillero heroico: «… Se estableció entonces la estrategia final,  atacando por tres puntos: Santiago de Cuba, sometido a un cerco elástico; Las Villas, a donde debía marchar yo, y Pinar del Río, en el otro extremo de la Isla, a donde debía marchar Camilo Cienfuegos.»

Avatares y contingencias afloraron en todo el trayecto, aunque ello no minó la fe en el logro de los fines planteados. El avance de ambas columnas se realizó a través de ríos crecidos, zonas cenagosas, de escasa población, acosados por tropas enemigas…

Particularmente difícil resultó el tránsito por Camagüey, provincia de relieve llano y surcada por numerosas vías de comunicación. Burlando cercos y emboscadas, combatiendo cada vez que fue necesario, evitando pérdidas de hombres y municiones, ambas columnas lograron llegar al territorio de la provincia de Las Villas.

Teniendo en cuenta la compleja situación existente en Las Villas, el Comandante en Jefe ordenó que la Columna No. 2 permaneciera también en esa provincia, operando en la zona norte. Las acciones de estas fuerzas fueron decisivas para la victoria revolucionaria el primero de enero de 1959.

Ernesto-Guevara-con-Camilo-Cienfuegos-CUERPO-FACHADALas proezas de ambas columnas merecieron elogios del máximo jefe del Ejército Rebelde. Las órdenes de liberar poblados, organizar unidades de combate, batir al enemigo, ocupar sus armas y unificar las fuerzas revolucionarias enfrascadas en la derrota del tirano, fueron cumplidas cabalmente.

Las batallas de Santa Clara y Yaguajay aquilataron sus nombres e incrementaron la importancia de la invasión. Estas acciones, acaecidas hace 35 años, apresuraron la huída del dictador. Tras la partida de Batista, Fidel ordenó a Camilo ocupar el campamento militar de Columbia, en La Habana, y cambió la idea inicial de llegar a Pinar del Río, pues en aquel momento tomar Columbia, era la misión esencial.

Los más de cuatro meses de avance  y confrontación,  profundizaron la conciencia revolucionaria de los cubanos, sumaron nuevos efectivos y unificaron a los combatientes del centro de la Isla con los que llegaban desde Oriente, al tiempo que se corroboraba la certeza del pensamiento estratégico- militar del líder de la Revolución.

ernesto-che-guevara-51

fotogaleria-ernesto-che-guevara-4

En fotos: Camilo Cienfuegos y Ernesto Che Guevara durante la etapa rebelde, aparte de compatriotas y hermanos de lucha, también fueron grandes amigos.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + trece =