En conferencia de prensa celebrada el lunes, el Ministro de Educación Superior Rodolfo Alarcón Ortiz presentó un proyecto de cambios profundos para esta enseñanza que se llevarán a cabo a partir del próximo curso escolar 2016-2017, como parte del empeño de educar más y mejor.

Entre las principales trasformaciones planificadas se encuentran el perfeccionamiento del sistema de educación de manera que posibilite la progresiva reducción de los periodos lectivos. Este proceso gradual evaluará las posibilidades de ajuste de los calendarios universitarios y el desplazamiento de contenidos, para concebir especialidades que puedan cursarse en solo cuatro años. De esta manera los Cursos por Encuentros y a Distancia se vencerían en cinco años lectivos en lugar de seis.

El Ministro resaltó también la relevancia del aprendizaje del Inglés como idioma internacional, el cual se convertirá paulatinamente en un requisito indispensable para finalizar los estudios universitarios, una vez creadas las condiciones objetivas y subjetivas que demanda una decisión de esta  magnitud.  De esta manera  el inglés dejará de ser una asignatura del plan de estudios para convertirse en una exigencia de culminación de estudios.

La Universidad sería responsable de la concepción de cursos de inglés por niveles, pero el estudiante es quien debe comprometerse con su formación en la lengua. Los cursos no serán obligatorios, o sea, si el alumno lo considera puede optar por su formación independiente o de manera autodidacta,  pero el conocimiento del idioma será validado antes de finalizar su formación superior.

Asimismo se modificarán los procesos de ingreso a la Educación a Distancia y los Cursos por Encuentro, atendiendo a las particularidades de los territorios y las capacidades reales de los 122 centros universitarios municipales. La Educación a Distancia también se someterá a un proceso de diversificación apoyado fundamentalmente en las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Rodolfo Alarcón explicó que obligar a los trabajadores a enfrentarse a los mismos exámenes de Español, Matemática e Historia que los estudiantes del preuniversitario, se ha convertido en una barrera cognitiva y psicológica para los interesados en esta modalidad de estudios. Por esta razón se prevé eliminar las pruebas de ingreso y articular nuevas formas de regulación de la entrada a la Educación Superior.

Por ejemplo, si una joven que termina el preuniversitario no puede acceder a los cursos diurnos, ya sea por haber reprobado los exámenes o por tener interés en comenzar la vida laboral, podría acceder instantáneamente a la modalidad de Cursos por Encuentros sin hacer otro tipo de exámenes. Estos cursos contarán además con horarios más flexibles en dependencia de los intereses y las posibilidades de los alumnos y la Academia.

Otra medida a mediano y largo plazo es la creación de un nuevo nivel educacional denominado Educación Superior no Universitaria, una suerte de instancia educativa entre la Enseñanza Media Superior y la Universidad.  Este nuevo nivel pretende habilitar y desarrollar ocupaciones específicas que satisfagan demandas inmediatas del mercado laboral.

Esta serie de cambios en la enseñanza superior forman parte de una estrategia más amplia que persigue la formación integral de profesionales comprometidos que puedan resolver problemas con autonomía.

Información del MES

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + 11 =