fabré2Devenido uno de los compositores más prolíferos de la Isla, Cándido Fabré cuenta, en más de tres décadas y media de carrera, con una cifra superior a los dos mil temas creados, los cuales han recorrido el mundo no solo por medio de su voz, sino versionados por grandes como Oscar de León, Celia Cruz, José Alberto “El Canario”, Juan Formell, y Adalberto Álvarez, entre otros.

Sin embargo, lo que verdaderamente hace especial a Fabré es la capacidad que tiene de adueñarse de las veladas, sobre todo, en fiestas populares. Como pocos, comienza a tocar a la media noche y saluda el amanecer.

¿Cómo logra, con más de cinco décadas, mantenerse tantas horas en el escenario y atrapar la atención del público?

“Lo principal es que amo lo que hago, y eso se lo transmito al público. A pesar del indiscutible desgaste físico derivado del almanaque, me entrego en cada presentación, como si fuera la primera vez. También esa resistencia en el escenario ha sido propicio por la vida saludable que llevo, porque me gusta hacer ejercicios, y no bebo ni fumo, en fin, mi único vicio es la música”.

“En cuanto a lo de captar la atención del público, se debe en gran medida a la interrelación que logro con la gente, sobre todo por la improvisación”.

¿Qué surge primero el Fabré cantante o el improvisador?

“Soy un creador que improvisa, no un improvisador que crea. Nací con el alma musical. A los siete años comencé a hacer mis primeras canciones y al cabo de 56 veranos, ese arte constituye el centro de mi universo”.

Fue en La Original de Manzanillo donde se dio a conocer nacional e internacionalmente. ¿Cómo recuerda esa etapa?

“Fue una época inolvidable. A La Original de Manzanillo le debo los primeros grandes triunfos de mi carrera artística. Cuando me sumé a la agrupación, esta ya acumulaba 20 años de éxitos, y era querida por niños, jóvenes y adultos, como resultado de la gracia de su sonoridad y de sus contagiosos estribillos. Entre las grandes cosas que le agradezco, no solo está haberme servido de plataforma para lanzar mi carrera artística. También con esa agrupación grabé siete discos, y aunque ya era un colectivo con figuras establecidas, pude impregnarle mi estilo.

¿Por qué dejar una orquesta ya consolidada y con reconocimiento nacional e internacional para apostar por un nuevo proyecto?

En la vida hay que correr riesgos para triunfar. La banda debutó el 19 de octubre de 1993 en Bayamo, y desde entonces ha marcado un giro importante en mi carrera musical, que va a diario acumulando éxitos y seguidores.

¿Se siente entonces un artista realizado?

Sí. Faltan cosas aún por conseguir, pero gracias a Dios el mundo conoce a Fabré, sobre todo los amantes del son, la salsa, y de la música cubana en general, aunque mis frutos no sean tan promocionados en la radio o la televisión nacional, posibilidad que si tienen otros artistas. Tampoco soy de los que entrevistan con frecuencia en medios informativos nacionales, pero igual tengo lo más importante que es el reconocimiento del público. Lo mejor es que para triunfar no necesité una cara bonita o un cuerpo atlético, características que hoy en día abren muchas puertas.

¿Cuál considera su mayor logro?

Tener visión al escoger los temas de mis canciones, ser certero, dar en el gusto popular. Ello me ha permitido seguir siendo arrollador de multitudes tras 36 años de vida artística, y hacerlo sin renunciar a mi identidad, desde este rincón del oriente cubano, ubicado a más de 700 kilómetros de la capital del país.

fabré¿Cómo se siente Fabré santiaguero o granmense?

Aunque llevo 32 años viviendo en Granma, nací el 20 de septiembre de 1959 en el municipio santiaguero de San Luis y a mucha honra, entonces soy santiaguero de nacimiento y granmense de corazón.

¿Dónde el público podrá disfrutar con Fabré en los próximos días?

El cuatro de octubre próximo estaremos ofreciendo un concierto en el Teatro Mella, de La Habana, y el 19 de ese mes celebraremos con una presentación en Bayamo, el aniversario 22 de la banda.

¿Seguirá Fabré cumpliendo con esas máxima de “A la hora que me llamen voy” que predica en una de sus grandes éxitos?

Seguro. A la hora que el pueblo quiera estaré en el escenario, así que seguiré adueñándome de las noches de muchos cubanos. Todavía hay Fabré pa rato.

Fotos: Amauri Betancourt

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + uno =