Imagen tomada el último día de tala en la Plaza de la Revolución. / Foto: Argelio Pompa

La eliminación de los árboles que estaban alrededor de la Plaza de la Revolución de Bayamo, la primera denominada así en Cuba, y la siembra de otros provoca múltiples opiniones entre los pobladores de esta ciudad Monumento Nacional, algunos de los cuales rechazan la decisión.

En el programa Entre signos, del telecentro provincial CNC TV, Samuel Calzada Dellundé, presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular, reconoció que cada día recibe criterios a favor y en contra de lo realizado en el emblemático sitio, ubicado muy cerca de donde fueron estrenadas las notas del Himno Nacional y de la casa natal de Carlos Manuel de Céspedes, considerado el Padre de la Patria.

Resaltó que talaron los árboles, del tipo Framboyán Amarillo, porque varios estaban enfermos, las raíces afectaban las estructuras de la plaza, y existía la posibilidad de que algunos se cayeran y lesionaran a las personas.

No fue porque las raíces dañaban las aceras, como dicen varios, porque eso lo podíamos resolver con rapidez, sino para proteger a los transeúntes, pues, por ejemplo, en otro lugar cayó un framboyán que le causó daños físicos a una niña de 12 años, cuando existe amenaza del paso de un huracán hay mucha preocupación por los árboles grandes, la vida de las personas siempre será lo más importante, expresó.

Según explicó, sabían que la decisión provocaría mucha polémica, pero la consideraron necesaria y tuvieron el asesoramiento de varios compañeros.

Todos somos bayameses y admiramos la naturaleza, no debe existir incertidumbre ni gente molesta, no hicimos esto por capricho, estamos trabajando con rapidez, luego tendremos otra vez sombra, manifestó.

Vía telefónica, la pobladora Marta González dijo que hace tiempo debieron talarlos por el riesgo que significaban, pero era mejor hacerlo de forma paulatina y no todos a la vez, pues ahora es imposible estar durante el día en la plaza, donde se siente el fuerte sol y antes se sentaban muchos a descansar.

Rafael Gamboa, graduado de Ingeniería Forestal, quien se desempeñaba como director provincial de Comunales, explicó que desde hace varios años se analizaba la posibilidad de las transformaciones en la plaza, y sistemáticamente era necesario podar las raíces de los árboles y algunas de sus ramas, porque estas últimas afectaban la luminosidad durante las noches y constituían un riego porque podían caerse y dañar a una persona.

Señaló que antes de escoger la especie para sembrar valoraron diversas propuestas de especialistas, pues algunos árboles se quedan sin hojas en diversas épocas del año y los frutos atraen a las aves; era fundamental analizar también las características de sus copas, las raíces y la altura.

Añadió que realizarán un intercambio entre especialistas para estudiar otras propuestas, pues la especie de Ficus seleccionada ha provocado numerosas críticas.

Según Ramón Cámbar, actual director de Comunales, las labores las realizan trabajadores de Holguín, quienes también conforman jardinerías que incluirán rosas, y será preciso valorar cada idea entre todos para evitar las equivocaciones.

El cantante José Alberto Tamayo, conocido popularmente como El Ruiseñor, expresó que después de la eliminación de los árboles anteriores, puede disfrutar mejor de la belleza de la arquitectura del Centro Histórico Urbano de la Ciudad, es hermoso como se ve y lo será más cuando estén las rosas, añadió.

En la referida Plaza de la Revolución fue firmada la Capitulación de Bayamo, cuando los mambises lograron la liberación de la ciudad el 20 de octubre de 1868, después de vencer a las tropas españolas.

Carlos Manuel de Céspedes fue quien la llamó por primera de esa forma, y el Primer Ayuntamiento Libre de Cuba le otorgó oficialmente el título.

En su interior están una estatua a Céspedes, primer presidente de la República en Armas, y otra a Perucho Figueredo, autor del Himno Nacional, estrenado aquel 20 de octubre glorioso, cuando el pueblo bayamés era alegría y esperanza por ver victoriosos a los mambises.

Fidel Castro estuvo varias veces en ese lugar y desde muy cerca habló al pueblo la noche del dos de enero de 1959 cuando se detuvo en esta ciudad, como parte de la Caravana de la Libertad.

El dos de diciembre último, el cortejo fúnebre con sus cenizas pasó por ese emblemático sitio, altar sagrado de la Patria, antes de descansar en el museo bayamés Ñico López, otrora cuartel Carlos Manuel de Céspedes, atacado el 26 de julio de 1953, cuando también fue asaltado el Moncada, de Santiago de Cuba, todo organizado por el Comandante en Jefe.

Comparte

4 comentarios en «Polémica por tala de árboles en Plaza de la Revolución de Bayamo»

  1. Realmente me ha disgustado ver nuestro parque así, sin arboles que daban mucha sombra y permitía que las personas disfrutaran las tardes sentados disfrutando del aire que circulaba,pero analizando bien el asunto si estaba causando algún riesgo para nuestro pueblo fue mejor hacer esto, ya crecerán de nuevo y tendremos sombra. Todo sea precaver que tener que lamentar después.

  2. Las aclaraciones en el artículo anterior debieron haber sido informadas a la población antes de la desaparición de los árboles que existían en el parque o mejor dicho la Plaza de la Revolución.

  3. evidentemente los argumentos de la dirección de comunales tienen sentido , pero porque se brinda esa explicación a la población post tala, porque esperar a los comentarios de la población, por favor, no aprendemos a pesar de los errores , tenemos los medios de comunicación necesarios para que lleguen las informaciones oportunas a nuestro pueblo.

  4. El disgusto que ha causado esta tala debe estimular las autoridades a realizan un plan de trabajo encaminado a sembrar arboles en los parques de la ciudad que no los tienen, son varios, en areas dende han ido talándolos y no los han repuesto, hay varios ejemplos y en las calles con parterry donde nunca se han sembrado.Estoy seguro nos ayudaría a mitigar un poco el calor de nuestra ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − 3 =