Imagen de archivo

La cantidad de visitantes al Pico Turquino, punto más alto de Cuba, se redujo a solo diez cada día, por senderos de la provincia de Granma, como consecuencia del déficit de agua en el campamento de Aguada del Joaquín, donde es necesario dormir una noche.

Norelvis Ramírez Sánchez, especialista de la Oficina Comercial de la dirección provincial de Ecoturismo, donde se realizan las reservaciones, declaró que en Aguada, a unos cinco kilómetros de la mayor elevación, los manantiales están prácticamente secos, por eso existe muy poco líquido para ingerir, cocinar y otras necesidades.

Refirió que otras veces existió escasez, pero nunca como ahora, por eso decidieron permitir la visita de un máximo de diez personas cada día, antes subían 20 como mínimo.

Aseguró que los ascensos por la provincia de Santiago de Cuba mantienen frecuencias similares a otras etapas, pues se puede subir y bajar en una sola jornada y los caminantes llevan su agua y alimentos.

Eddy Vázquez Figueredo, guía del Parque Nacional Pico Turquino, dijo que la situación actual es lamentable, porque existe mucha demanda de visitantes cubanos y extranjeros.

Explicó que para llegar al punto más alto, a unos 1974 metros sobre el nivel del mar, quienes suben por Granma obligatoriamente deben pasar una noche en Aguada, pues necesitan dos días para ir y regresar, por lo largo del trayecto, a través de senderos de difícil acceso.

Dijo que, sin embargo, se mantiene una gran cantidad de visitantes al Parque Nacional, quienes van sobre todo a la otrora Comandancia General del Ejército Rebelde, en La Plata, y a picos relativamente cercanos, como el Mella.

Reafirmó que la sequía es tremenda, algunos pozos están casi secos y los ríos han disminuido mucho sus niveles.

El joven Yoandri Yero Guerrero, trabajador de la Salud, lamentó que sean muy reducidas las capacidades para ascender al Turquino, pues ese es uno de sus deseos desde hace mucho.

Según agregó, hace poco visitó la Comandancia y fue una experiencia maravillosa, pues conoció más de Fidel Castro y los demás guerrilleros que conquistaron la libertad para el pueblo cubano.

La escasez de lluvia durante los últimos meses provoca una intensa sequía en Granma, como en gran parte del país, pues, por ejemplo, los embalses de esta oriental provincia apenas sobrepasan el 30 por ciento de su capacidad total y numerosos pozos tienen poco líquido, según declaró a la ACN Yanelis Yero Carrazana, subdelegada técnica de la delegación territorial del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH).

Señaló que actualmente trabajadores de Acueducto, la delegación del INRH y otras entidades y organismos en este oriental territorio realizan varias acciones para disminuir los efectos de la sequía, incluidas la supresión de salideros, mantenimientos a canales, e instalación de metrocontadores, a lo cual se debe sumar el ahorro consciente y permanente en los hogares, y en cada una de las tareas.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =