Por: Eliexer Pelaez Pacheco y José Ortiz Benet.

La suroriental ciudad cubana de Manzanillo recibe por estos días a delegaciones de varias regiones del mundo que llegan aquí para fortalecer lazos culturales entre nuestras regiones.

En la ciudad se encuentran músicos y estudiantes de Canadá quienes han sostenido importantes intercambios con sus homólogos  manzanilleros en el parque Carlos Manuel de Céspedes.

Este lunes se presentó aquí la banda preuniversitaria del pequeño pueblo canadiense Okotoks, de la región de Alberta, con propuestas novedosas que hicieron alusión a la naturaleza, la fraternidad universal y la belleza estética.

La agrupación, integrada en su inmensa mayoría por profesores de universidades y centros secundarios junto a sus discípulos, develó el creciente interés de América del Norte en ampliar nexos gnoseológicos y educativos con los cubanos así como conocer su realidad.

La lectura a primera vista de las partituras caracterizó el encuentro, tanto de obras clásicas internacionales como de piezas cubanas muy representativas, hablo de sones, danzones e himnos.

Los estudiantes de la escuela elemental de música Manuel Navarro Luna de Manzanillo en cada encuentro han transmitido a los foráneos sus conocimientos junto a los profesores del centro.

Otros músicos locales comparten también sus creaciones incluyendo el tradicional sonido del órgano oriental, arraigado en nuestro territorio.

Mediante el lenguaje universal de la música las dos naciones estrecharon lazos fraternos para aunar voluntades en torno al mejoramiento humano y al arte universal.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − cuatro =