Pista de Patinaje o también conocida como Pista Joven. / Foto: Diana Iglesias

Descansan pañoletas, blusas, camisas y faldas, pantalones rojos, amarillos, azules, marrones; mochilas, carpetas, bolsos, gomas de borrar toman un sueño profundo junto a lápices, libretas y libros. Hacen un alto en su batallar diario mesas, pupitres y sillas, aliadas inseparables de pizarrones, tizas, televisores escolares y otros medios de enseñanza.

Mientras unos recesan otros disparan su jornada, junto a miles de niños, niñas, adolescentes y jóvenes que disfrutan de la semana de receso docente llamada de la Victoria por coincidir con la fecha del triunfo de los cubanos sobre las tropas mercenarias al servicio del imperialismo yanqui que invadieron por el sur de la provincia de Matanzas en 1961.

Sobre tierra

Ni computadores, ni telerreceptores domésticos, descansan. Pero los titanes de la vigilia son madres y padres, abuelos y familiares de esos miles de infantes y jóvenes en aras de propiciar una tregua provechosa entre actividades docentes cuando se avizora la culminación del actual curso escolar.

Pulsando las opciones en la capital de Granma para el cambio de actividades que debía ocurrir, hicimos contacto con escuelas: el seminternado 4 de abril, la escuela primaria Amado Estévez Bou, la secundaria básica 30 aniversario de la Batalla de Guisa y la escuela politécnica General Luis Ángel Milanés, donde no se desarrollaron actividades de ningún orden. En el instituto preuniversitario urbano Julio Antonio Mella, los estudiantes del duodécimo grado se preparan para los exámenes de ingreso a la universidad.

Los centros escolares llamados a ser el epicentro más importante en cada comunidad, carecen hoy en su mayoría de certeras propuestas que atraigan a su propio público, haciéndose necesario impulsar iniciativas palpables dígase espectáculos culturales, deportivos, concursos artísticos y de conocimientos y acciones que vinculen el entorno y sus habitantes más allá de campañas y slogans.

Los combinados deportivos en cambio planifican actividades recreativas que si bien tienen un atractivo diseño es preciso motivar con más fervor al público meta, desde los niños hasta los jóvenes. Contactamos con el combinado deportivo ubicado en el Horno, donde trabajan en horarios diurnos y nocturnos ofreciendo juegos de participación, tradicionales, festivales deportivos para los que asegura, cuentan con implementos deportivos y recreativos.

Quizá la motivación esté anémica desde la misma concepción de las actividades, similares a las que se realizan los fines de semana durante todo el año que se intensifican en el periodo estival. Valdría la pena estudiar las necesidades de los pobladores en torno a cada uno de las instituciones deportivas para ofrecer algo más acorde con gustos y preferencias y garantizar la tan aludida participación de los públicos, y funcione el propósito de entretener y divertir de manera sana, el fin de cada una de las acciones.

El pasado 15 de abril se estrenó en el cine Chaplin la serie animada cubana Equipo 009. / Foto: CubaSí.cu


Otros horizontes

Si bien la televisión nacional dejó para este corto período de asueto el estreno de animados de producción nacional y amplía las ofertas televisivas en horarios y variedad solo con este medio no podemos contar porque es más de lo mismo.

La población joven de Bayamo está urgida, como otros enclaves urbanos lo están, de ampliar el número de áreas destinadas a los deportes de la preferencia de los practicantes, así como de dar condiciones a terrenos ya en uso. Por estos días el complejo deportivo Vicente Quesada de la capital provincial se somete a reparación de varias áreas, que entorpece el disfrute de opciones que allí se puede brindar. Si embargo se mantienen las actividades de preparación deportiva a los atletas de deportes acuáticos con vistas a competiciones futuras.

En la otrora segunda villa donde el sol ofrece sus mejores contribuciones y la temperatura es elevada durante todo el año, cabe pensar en ofrecer espacios para el baño en albercas y piscinas, aunque la realidad de la sequia que golpea al archipiélago, de manera especial el oriente de la isla, disipan toda iniciativa. El río Bayamo permanece con un hilo de agua contaminada, aunque hay osados que se aventuran hasta allí, a pesar de las advertencias sanitarias.

La semana si bien presupone descanso, se vuelve un dolor de cabeza para la familia que pretende poner pausa a los madrugadores y la premura de las mañanas escolares, acompañándolas de opciones recreativas al alcance de los bolsillos obreros.Pero estas opciones no siempre están.

Viajar entonces supone una necesidad para muchos núcleos, que cuentan con parientes lo mismo en campos y ciudades y el flujo de unos hacia otros aumenta considerablemente, saltando la intermunicipalidad y de una provincia a otra. Variante a la que se acogieron los hijos de Lucy Milanés en Bayamo hacia Cauto Cristo, Annielis Batista en la intrincada comunidad de Cayo Espino en Manzanillo hacia la capital de Granma y Elisabeth Mora en el montañoso Palmarito, comunidad de Buey Arriba que viajó hacia Santiago de Cuba.

Los abuelos, esos ángeles alados son los recursos número uno en las listas. Para Narielis Copa trabajadora del sector cultural y Olga Arjona de salud, es un alivio cantar con este refuerzo familiar, pero no siempre esta opción es del todo atractiva para los niños, muchos de los cuales no queda más remedio que traerlos a los centros de trabajo, como refiere Rosa Montenegro del sector cultural que trae a su nietecito durante esta semana ya que la madre del mismo trabaja como enfermera en una institución hospitalaria con turnos rotativos y no cuenta con otro soporte de apoyo.

Pista de Patinaje o también conocida como Pista Joven. / Foto: Diana Iglesias

Instituciones destinadas a la recreación como la Pista de Patinaje, o Pista joven, prestan el acostumbrado servicio gastronómico a los pequeños de casa, nutridos recientemente con equipamiento en juguetes, bicicletas y medios para el desarrollo lúdico, no cuenta con otras iniciativas culturales, amén de las programadas cada fin de semana con payasos. Una amenaza se cierne sobre el espacioso y gustado lugar, el hundimiento del terreno y resquebrajamiento de pisos, con el concerniente peligro que implica, las limitaciones del espacio y del acceso a área de juegos y dependencias gastronómicas.

Pista de Patinaje o también conocida como Pista Joven. / Foto: Diana Iglesias

Sueños

Algunas madres entrevistadas que pasan de la cuarta década de vida, añoran los planes vacacionales que hace treinta años funcionaban en las escuelas cubanas, con actividades deportivas, recreativas, viajes programados con seguridad de transporte y alimentos al alcance de todos.

Sale a relucir el Parque Granma, ahora nombrado de Ferias, terminología intercalada en su nombre original para designar en realidad el provecho que tiene de fin se semana en fin de semana, aunque más bien debería llamarse de lidia, por la afluencia de públicos a topes entre plumíferos y equinos que allí son el centro de atención.

El parque de diversiones, otrora atractivo centro de recreación no funciona en su totalidad y en un breve contacto con uno de los choferes de la ruta habitual hacia allí, los pasajeros hacia ese destino cada vez son menos, aunque hay algunos que apuestan aún por las pocas ofertas gastronómicas y recreativas para los pequeños, destacan en un panorama de desatención a las áreas verdes entre las que se incluye el zoológico ubicado allí.

Cabría articular con intencionalidad un buen receso que incluya a niños, adolescentes, jóvenes padres y docentes, pero con alternativas enriquecedoras, para ello tenemos sin lugar a dudas, todo el talento y las energías necesarias, solo hace falta poner de receso a la inoperancia.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − uno =