El séptimo simposio nacional de escultura Rita Longa se desarrolla en Granma hasta el venidero día diez.  La cita se desarrolla por segunda vez en la Ciudad de Manzanillo y cuenta con la presencia de escultores de La Habana, Santiago de Cuba y Granma.

En el antiguo espigón manzanillero las curvas ganan espacio a la rigidez  pétrea del mármol  para después de un mes de intenso trabajo ver estas obras engalanar barrios y vecindades de la  ciudad de Golfo.

Más de media decena de escultores laboran acá. Entre ellos  los consagrados Alfredo Martell, Juan Luis Maceo, Rainel González y Julio Morasen.  Noveles de este arte como Yosbani Echavarría también participan en el encuentro que con carácter bienal se desarrolla en suelo granmense.

El Simposio cubano de escultura tiene como objetivo ambientar y cualificar espacios con obras escultóricas de valía que contribuyan a elevar el nivel de  apreciación  de este arte en Granma.

Territorio que como resultado del Rita Longa  exhibe en áreas citadinas de Bayamo y manzanillo más de 60  esculturas ambientales.

Como parte de las actividades de la VII Edición del evento quedará  inaugurada una expo transitoria  colectiva  que –en pequeño formato- mostrará el quehacer artístico de varias generaciones de escultores nacidos en la Mayor Isla Antillana.

Al decir de Yenisel Torres, especialista y directora del Centro Provincial de Arte, el evento  traza el rumbo  hacia el examen y revaluación de conceptos que descansan por antonomasia en la experimentación.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 4 =