Foto: Diana Iglesias

La conexión de los sueños probables con los que ya van camino a su realización es posible. Incentivar, mover ideas, apreciar el cine y realización fueron las palaras de orden en la peña cinematográfica Cámara en mano de la Asociación Hermanos Saíz que tuvo lugar el viernes último en la Casa del Joven Creador de Bayamo.

Como invitados especiales Cámara en mano trajo a niños y niña del proyecto Picacho. Un grupo de pequeños realizadores audiovisuales que tienen ya 9 años de experiencia. Procedentes de la comunidad montañosa de Victorino en Guisa, los niños y niña no dudaron en compartir sus sueños hechos y por hacer.

Marlen Álvarez de trece años, la única niña que vino en esta oportunidad, comentó cómo se organizan para la producción de cada material, el necesario estudio e investigación de cada temática, el trabajo de mesa para hilvanar la producción, el proceso de filmación y de posproducción en la que ella tiene gran responsabilidad por fungir como directora y editora a la vez.

Daniel Cabrera, también de trece años lleva varios en el proyecto, y aunque fundamentalmente hace el sonido, contó que están preparados para hacer fotografía, edición, dirección, emplear adecuadamente las luces y organizar la producción. En un futuro le gustaría estudiar su especialidad predilecta en el Instituto Superior de Arte.

El más pequeñín de los Picacho presente en la noche es Alain Carrazana, de solo 10 años, también se mueve entre la fotografía y el sonido aunque prefiere este último, sueña con tener hijos y contarles que desde pequeño ama la realización del cine y poder contagiar a sus descendientes con esta pasión.

Foto: Diana Iglesias

Los pequeños acompañados por su profesor y promotor cultural Pedro Rodríguez Mecías, exhibieron su primer cortometraje en stop motion, realizado con la cooperación del Cine Club Arena de Matanzas, de los que recibieron talleres y apoyo logístico.

También se pudo ver un cortometraje que refleja la preocupación de estos niños y niñas con las problemáticas actuales, como el mal hábito de portar audífonos mientras se camina por la vía pública. Además exhibieron dos documentales, uno de la historia del proyecto y otro dedicado a Fidel Castro y las huellas que dejó en las lomas de Guisa y en la gente sencilla y laboriosa de esos parajes.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 − 2 =