Los planes golpistas de la ultraderecha opositora en Venezuela, que incluyen una intervención extranjera, quedaron al descubierto después que el diputado Juan Requesens los hiciera públicos durante una conferencia en Estados Unidos, destacan hoy medios locales.

Integrante del partido opositor Primero Justicia, Requesens intervino en un foro sobre Venezuela, efectuado en la Universidad Internacional de Florida (FIU), donde expresó que «para llegar a una intervención extranjera tenemos que pasar esta etapa», en alusión a las acciones violentas promovidas desde abril.

El diputado de la ultraderecha reveló además que la oposición venezolana se encuentra en proceso de discusión sobre un plan denominado Hora Cero, que abarca una gran movilización sin el retorno de las personas a sus hogares.

Detalló que el plan principal es paralizar por completo el país.

Insistió que no se puede llegar al 30 de julio (día de las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente) «sin que haya una paralización absoluta de la vida cotidiana de la gente».

El objetivo pasa por «agudizar la crisis» en Venezuela y promover un escenario de ingobernabilidad, subrayó Requesens, quien agregó que «el 16 de julio quedarían 14 días para la Constituyente y ya no tenemos nada que perder».

Diversos testimonios -citados por el sitio digital del canal Venezolana de Televisión (VTV)- revelan que dirigentes opositores reclutan a jóvenes para emprender acciones violentas, como forma de desestabilizar al gobierno bolivariano que encabeza el presidente Nicolás Maduro.

De acuerdo con uno de estos jóvenes -que hizo declaraciones a los medios de comunicación-, diputados de la oposición ofrecen drogas, dinero, comidas y hasta prostitutas a estos reclutados, además de implementos para hacer explosivos artesanales.

Según la página web de VTV, Las protestas violentas de la oposición también se caracterizan por la ejecución de crímenes de odio contra personas señaladas como chavistas (simpatizantes de la Revolución Bolivariana) en las que siete jóvenes han sido quemados vivos por manifestantes vinculados a la oposición.

Las autoridades venezolanas denunciaron el plan golpista y aseguran que son respaldados por fuerzas imperialistas desde Estados Unidos y en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA) a través de su secretario general, Luis Almagro.

Hasta el momento, según fuentes oficiales, más de 80 personas se registran muertas en medio de estos hechos violentos y al menos mil 500 heridos, además de multimillonarias pérdidas económicas al sector público y privado.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 4 =