Foto: Captura de video. CNC TV

Con la puesta en marcha del central Enidio Díaz, uno de los más eficientes de la última década en el país, y ubicado en la comunidad de Ceiba Hueca, en el municipio de Campechuela, comenzará, el próximo viernes la zafra azucarera 2017-2018 en la provincia de Granma.

 Aunque inicialmente las autoridades del Grupo Empresarial Azcuba habían anunciado que el lugar de la arrancada sería el ingenio Arquímides Colina, de Bayamo, luego se realizó una reprogramación, atendiendo a las condiciones de maduración de caña en los campos y calidad en las reparaciones fabriles, las cuales favorecen ahora al central costero.

 Al igual que en la campaña anterior, el “Enidio” tendrá la enorme responsabilidad de dar el pitazo inicial de la molienda en Granma, territorio necesitado de lograr un paso que le garantice el cumplimiento creciente del plan del crudo, ya que lleva más de cinco contiendas en la retaguardia de esa actividad en el país.

 Ubicada entre los nombres imprescindibles de la zafra en la Isla, la fábrica de Campechuela, producirá azúcar, en la campaña 2017-2018, durante 117 días, en los cuales deben completar 24 mil 428 toneladas, comentó a este sitio digital Benito Arias, director del central.

 Arias resaltó la eficiencia en los trabajos de mantenimiento realizados desde finales de la contienda anterior, así como el espíritu de trabajo y sentido de pertenencia que se respira en el colectivo del “Enidio”, que lleva 11 zafras consecutivas cumpliendo su plan de crudo.

 Explicó que allí se realizó con éxito la prueba de molida, y todo está listo en el ingenio para arrancar en la fecha pactada.

 La disposición de los agroazucareros del “Enidio” es a redoblar esfuerzos, una vez más, no solo para cumplir y hacerlo en tiempo, sino también para aportar toneladas por encima de su cuota, al resultado integral de la provincia, destacó.

Según precisó José Luis Núñez, director de Atención a Plantas Industriales en la Empresa Azucarera Granma, el día 26 comenzará las operaciones el “Colina”, y al día siguiente se incorporará a la molienda su homólogo Grito de Yara, de Río Cauto.

 De acuerdo con el programa general de zafra, en enero se sumarán el Bartolomé Masó, del municipio homónimo, y el Roberto Ramírez, de Niquero, para completar así el quinteto fabril granmense, informó el directivo.

 No obstante, Núñez aseguró que en estos dos últimos ingenios se trabaja arduamente en pos de ganarle días a la planificación, para aprovechar el período óptimo de maduración de la caña y evitar afectaciones de las lluvias primaverales.

 En correspondencia con el volumen de caña existente en los campos y la conclusión exitosa de las reparaciones en las industrias, se adelantarán las arrancadas de esas fábricas, puntualizó Núñez.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + once =