Carlos Rafael Puig Batlle, director de la Banda de Conciertos de Bayamo e hijo de Carlos Puig Premión, realiza guardia de honor ante las cenizas de su padre, quien fuera director de esa agrupación, fundador y presidente del Consejo Artístico de Granma, y creador de los festivales Sindo Garay y Reparador de Sueños, en la ciudad de Bayamo, provincia Granma, Cuba, el 15 de enero de 2018. ACN FOTO/Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO/sdl

Así dijo Carlos Rafael Puig Batle, hijo de Carlos Puig Premión en la despedida de duelo del director de la Banda de concierto de Bayamo, frente a centenares de granmenses reunidos para acompañar a la familia Puig Batle en el sentimiento de profundo dolor por la pérdida del padre, el artista, el maestro, el director y el amigo.

Decenas de trabajadores del sector de la cultura acompañaron al colega y respetable músico, compositor e instrumentista, pero el pueblo de Bayamo, fue a dar el abrazo de admiración a aquel hombre de altura y elegancia, que con parsimonia sin igual dirigía la emblemática Banda de Conciertos en la Plaza de la Revolución de Bayamo en las populares retretas y las galas artísticas de carácter histórico o patriótico.

Dueño de un fuerte carácter de férrea voluntad que le llevó a alcanzar escaños altos en la interpretación de numerosos instrumentos musicales, y de fundar y formar agrupaciones y conjuntos, aporte ineludible en la cultura del Oriente de la isla, Puig Premión sin embargo era un hombre sensible no solo en el plano artístico, sino también humano puesto de manifiesto en las relaciones con homólogos, otros creadores y el pueblo mismo.

¨Un hombre que no creía en lágrimas¨, también llamó Carlos Puig Jr. a su papá con justeza. Del que aprendió a levantarse de las adversidades y a enfrentar el presente con estoicismo y fortaleza. Y no porque no llorase dejaba de ser tierno, oportuno en el regaño, pero certero en el elogio a lo encomiable y justo.

Puig deja una inmensa obra humana, tanto en lo artístico como en lo familiar, pues fundó junto a su esposa María Elena Batle Candó una familia compuesta por dos hijos y dos nietas, en un ambiente de cordialidad y amor, sustancia para incentivo creciente de la composición musical.

Sus hijos, músicos como él, continuarán el legado paterno, en la Banda de Conciertos de Bayamo y otros proyectos que fundó y desarrolló durante años. La huella musical de Puig Premión queda en obras de las artes escénicas, la radio, la televisión, los espectáculos y galas artísticas ocasionales, y en fonograma con el sello cubanísimo que lo caracterizó.

La presencia de una acongojada muchedumbre en las honras fúnebres y de las máximas autoridades del Partido Comunista de Cuba y el gobierno de Bayamo y de la provincia, acentúan la inmensidad y el virtuosismo en la obra de un hombre de pueblo, que ya se hace eterna.

Bayameses acompañan el cortejo fúnebre de Carlos Puig Premión, destacado músico cubano, quien fuera director de la Banda de Conciertos de Bayamo, fundador y presidente del Consejo Artístico de Granma, y creador de los festivales Sindo Garay y Reparador de Sueños, en la ciudad de Bayamo, provincia Granma, el 15 de enero de 2018. ACN FOTO/Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO/sdl
Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − 1 =