Otra vez los Alazanes de Cuba se quedaron frente a la puerta de la final de la Serie del Caribe. En esta ocasión tuvieron la llave y hasta abrieron, pero no pudieron dar los pasos deseados, en el partido definitivo ante las Águilas Cibaeñas, de República Dominicana.

Los muchachos del timonel Carlos Martí Santos estuvieron a tres innings de completar la hazaña, pero en el séptimo capítulo del partido la posibilidad comenzó a pintarse de negro, pues los dominicanos se fueron encima en el marcador, y al final consiguieron el ansiado boleto, con pizarra de siete anotaciones a cuatro.

Mucho se ha comentado sobre ese partido, en especial la decisión de dejar batear a Frank Camilo Morejón, uno de los bateadores más débiles del plantel, con las bases llenas en el quinto capítulo y un out, cuando conectó para doble play.

   ¿Por qué no entró un emergente de los muchos sentados en el banco?

Martí Santos se defendió luego, explicando que ganaba tres anotaciones a cero, y Morejón es su mejor receptor a la defensa, el cual estuvo muy bien con el madero en el partido anterior, cuando disparó jonrón y tubey, impulsó dos carreras y anotó otra.

El experimentado timonel, participante en el cuarto Clásico Mundial, también recibe balas verbales por haber puesto al relevista Raidel Martínez, en el séptimo capítulo, lo cual lo obligaba a realizar un trabajo más extenso de lo habitual para él.

Por primera vez en el torneo, el muchacho no tuvo efectividad, por lo cual salió rápido de la lomita de lanzar y entró Alaín Sánchez, quien lo hizo bien.

Verdaderamente, en el béisbol cubano los tiradores no suelen tener una función determinada. Muchas veces, hemos visto a los abridores ser relevistas en situaciones coyunturales, aunque los entrenadores están conscientes de lo riesgoso de eso.

Hace poco, José Elósegui, entrenador de picheo del elenco cubano, comentaba que el entrenamiento físico, el pensamiento táctico ni el carácter deben ser iguales, para quienes cumplen funciones diferentes dentro del juego.

Por ejemplo, el relevista debe estar acostumbrado a entrar en situaciones complicadas, y ser capaz de mantener la calma, sin embargo, el abridor se adapta a comenzar siempre sin hombres en bases y sabiendo desde mucho antes cuando le corresponde trabajar.

En el último play off de la Serie Nacional de Béisbol, cómo utilizó el picheo Carlos Martí Santos y los demás conjuntos. ¿Acaso nuestros directores están acostumbrados a tener delimitados abridores, intermedios, preparadores y cerradores? Aunque duela escribirlo, la respuesta es no, aunque en ocasiones sí lo tengan en el papel y hasta lo expresen ante cámaras televisivas.

La mayor razón es que actualmente no existe calidad suficiente en nuestro picheo para hacerlo, ni se trabaja con ese pensamiento desde categorías inferiores.

No considero justo responsabilizar a los timoneles de los fracasos, menos cuando se trata de Martí Santos, quien ha dedicado su vida a este deporte, con humildad y respeto a los atletas, la prensa y la afición.

 ¿Alguno de esos que critica después de la derrota ha pensado cuál sería su opinión si Frank Camilo Morejón hubiese disparado un “batazo” similar a los del día anterior, o si Raidel Martínez hubiese retirado a todos los bateadores?

Es muy fácil opinar luego de los acontecimientos. El principal propósito, llegar a la discusión del trofeo, se desmoronó en ese partido decisivo frente a las Águilas, pero este no fue un mal certamen para los Alazanes, quienes se convirtieron en el conjunto cubano con más victorias en el evento, luego del regreso al torneo en 2014.

Por primera vez desde esa fecha, un plantel de nuestro archipiélago terminó en primer lugar de la fase clasificatoria. Además, diversos atletas, incluidos Roel Santos, Raúl González, Frederich Cepeda, Lázaro Blanco, Yordan Manduley, Guillermo Avilés y Raidel y Leandro Martínez tuvieron un buen rendimiento.

Especialmente Santos y Raidel recibieron muchos elogios de especialistas, otros atletas y aficionados.

Mucho se critica en las redes sociales a Alfredo Despaigne, quien verdaderamente no logró ningún imparable en el certamen. Ese atleta volvió a derrochar amor por el juego y su país al jugar, a pesar de una lesión, lo cual significaba poner en riesgo su estado físico para el futuro.

Recordemos que Despaigne tiene un contrato de 16,5 millones de dólares con los Halcones de SoftBank en la Liga Profesional de Japón, y constituye una de las estrellas de ese torneo, del cual ya fue líder en jonrones e impulsadas, campeón e integrante del Equipo Ideal.

En conversación con la Agencia Cubana de Noticias, Luis de Jesús Ferrer, árbitro dominicano de Grandes Ligas, quien labora en esta Serie del Caribe, manifestó estar muy impresionado por la entrega de Despaigne y su humildad.

La derrota nunca será motivo de alegría. Mucho deberá seguir creciendo nuestro béisbol para volver a los planos estelares y ser casi imbatible internacionalmente.

Resulta imprescindible continuar mejorando en todos los aspectos, incluido el picheo y la certeza de que algunos de los mejores tiradores deben ser cerradores, pues los encuentros se ganan en el noveno inning, y no en el primero

   Fue lamentable la cantidad de bases que le estafaron a nuestros lanzadores y receptores, lo cual contrasta con la poca cantidad de robos en los juegos de la Serie Nacional.

La defensa cubana merece elogios, con apenas dos errores cometidos en cinco desafíos, aunque falló este miércoles a la hora buena.

Poco a poco, las luces del torneo en Guadalajara se apagarán, pero es indispensable aprender de lo ocurrido, con la seguridad de que Cuba es país de peloteros, manantial de talentosos atletas.

   El sabor no puede ser totalmente amargo, porque también hubo brillo, aunque se perdió el partido decisivo. La clave será siempre continuar favoreciendo la calidad de nuestro torneo nacional, base de lo demás.

   Ojalá en Barquisimeto, ciudad venezolana donde se efectuará el evento en el 2019, la historia sea diferente, y el representante cubano suba a lo más alto por novena ocasión en la historia del torneo, creado en 1949.

Comparte

Un comentario en «Apuntes sobre la actuación de Cuba en Guadalajara»

  1. «Un partido no puede empañar la trayectoria, lo que pasa es que a nosotros los cubanos siempre nos gusta ganar el oro», apreció el coach sobre la derrota por el pase al oro por 4-7 las Águilas Cibaeñas de República Dominicana.

    http://www.jit.cu/NewsDetails.aspx?idnoticia=45490

    SIEMPREEEEEEEEEEEEEE, ya lo tenemos en la sangre o necesitamos una transfusión….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 11 =