El segundo jueves de marzo se celebra el día mundial del riñón. Coincidiendo con el día internacional de la mujer, este año la fecha se dedica a la salud renal en las féminas, promoviendo en este segmento poblacional modos de actuar para disminuir los factores de riesgo que las predisponen a padecer la enfermedad.

En el último año se reportó en la provincia Granma un incremento de pacientes diagnosticados con enfermedad renal crónica. Actualmente en el este suroriental territorio poco más de 220 nefróticos reciben tratamiento dialítico y alrededor del 45 porciento de ellos son del sexo femenino, aumentando también el porcentaje con respecto a años anteriores.

Estudios recientes han demostrado que la mujer tiene alta predisposición a padecer la enfermedad, entre otros factores, por las condiciones durante el embarazo y también en el puerperio, donde se incrementan los procesos infecciosos del tracto urinario. También la mujer se ha convertido en el ente fundamental del trabajo hogareño y, cuando se dedica a atender al resto de la familia, sobre todo los hijos y los ancianos de casa, descuida su salud.

Según comentó sobre este tema, el doctor Eldis Luis Licea Sánchez, jefe del capítulo granmense de nefrología, “las pacientes en consulta refieren poco consumo de agua durante el día, falta de tiempo para la práctica de ejercicio físico y las autolimitaciones para acudir al baño durante la jornada laboral, lo que le impide eliminar líquido y toxina del cuerpo, comprometiendo de esta manera el estado renal.”

La situación es reiterada en muchas partes de Cuba y el mundo, por eso, al coincidir este 8 de marzo con el día mundial del riñón, se dedicó la fecha a la salud renal en la figura femenina, con el objetivo de llamar la atención en este sector poblacional y modificar su modo de actuar ante los padecimientos renales.

El jefe del capítulo granmense de nefrología apuntó que actualmente se lleva a cabo en Granma un intenso trabajo comunitario, con la intervención de especialistas y enfermeras que se vinculan a esta rama de la medicina, quienes ofrecen charlas, conversatorios y consultas en el nivel de atención primaria.

Sin embargo el trabajo también depende la conciencia familiar y la autovaloración y cuidado de la mujer.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + dieciseis =