Foto: Luis Carlos Palacios.

Aunque con susto, los Potros de Granma lograron vencer a Sancti Spíritus cinco carreras por dos en el último duelo de la subserie y así conservar la punta de la zona oriental en el campeonato nacional sub 23.

Los del centro habían vencido como visitantes tres veces (8-7, 12-5 y 3-0) y llegaron al cuarto partido, comenzado ayer y concluido hoy, con aspiraciones de lograr la pollona.

Suerte que los alumnos de Guillermo Avilés Boza no se amilanaron y alcanzaron la victoria, obtenida por el cerrador Carlos Santana, quien esta vez tuvo que lanzar nada menos de 4,2 entradas, en la que no permitió anotaciones.

El manzanillero había sido traído ayer al box cuando era evidente que llovería en el estadio Mártires de Barbados y los suyos estuvieron a dos outs de obtener la victoria 3-2, en el quinto episodio. Pero el aguacero vespertino no dejó concluir la entrada y el desafío tuvo que reanudarse hoy con Santana en la lomita.

Los locales ampliaron el score en la parte baja del octavo con otras dos rayas, por eso el partido concluyó 5-2

Un escobazo de los yayaberos hubiera sido un golpe demoledor para los granmenses, que por primera vez aspiran a clasificarse entre los cuatro equipos grandes del torneo.

Ahora los Potros siguen encaramados en la cúspide de su región, con 11 victorias y seis fracasos. Son perseguidos muy de cerca por los elencos de Sancti Spíritus y Santiago de Cuba, vigente monarca del certamen, ambos ubicados a un juego de los líderes.

A partir de mañana los granmenses lidiarán con Ciego de Ávila, selección que había nadado con fuerza a este tramo, pero que fue barrido por Holguín, un conjunto sin gran potencial.

Volver a eslabonar una racha victoriosa sería esencial para una “novena” que había lucido inmensa hasta que llegaron los del Yayabo a esta tierra.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =