Foto tomada del Facebook del autor del artículo.

El reparto Nuevo Bayamo que yo prefiero nombrar barrio, aunque tradicionalmente se usan como sinónimo, tal vez, el primer concepto está asociado a la acción y efecto de repartir, en este caso, lotes para la edificación de inmuebles, mientras que barrio encierra una significación mayor al referirse a una comunidad urbana de gran coherencia físico-social en las cuales está contenida una memoria histórica portadora de una identidad cultural.

A pesar de su pequeño tamaño, el barrio Nuevo Bayamo parece reunir una serie de singularidades que le imprime una marca exclusiva más allá de nuestro propio ámbito local.

No creo que muchas personas estén al corriente del motivo de su extraña forma en abanico, tal vez con una configuración única en el país, que le confieren valores urbanísticos, en que yo me permito hacer mi propia hipótesis sobre su génesis.

La forma del lugar parece estar asociada a la necesidad de lograr una expedita comunicación de la Carretera Central y su foco de atracción principal el antiguo Club Deportivo. Un curioso resultado se obtiene al proyectar los ejes radiales de las vías, al revelar que se interceptan en una zona imaginaria ubicada en el referido inmueble, de lo que se puede deducir, como verdadera razón del diseño, la necesidad de lograr una vinculación lo más directa posible de las parcelas con el nodo de animación que permitiera darle mayor valor agregado a los lotes en ventas.

Su rotonda, que jerarquiza el lugar, tiene el raro mérito en el país de canalizar un tráfico vehicular fantasma o apenas simbólico de acuerdo a los parámetros técnicos con se construyen estos cruces vehiculares, en medio de la bucólica tranquilidad del sitio.

Foto: CNCTV

La hermosa escultura de José Martí, del destacado escultor cubano José Delarra, que se yergue en medio de la glorieta vial para recordar las palabras de José Martí sobre la villa rebelde y noble¨…Yo tengo de Bayamo el alma intrépida y natural”.

El simbolismo que adquiere su escultura al poner al Maestro mirando al sur donde se visualiza en el horizonte el imponente el macizo montañoso de la Sierra Maestra, tal vez, para recordar los versos de José Martí ¨…El arroyo de la Sierra me complace más que el mar¨.

Sin duda uno de los elementos más importantes de la zona residencial es el valor arquitectónico de muchos de sus inmuebles de estilo racionalista que reflejaba la época en que se estaba gestando su nacimiento, a finales de la primera mitad del siglo pasado.

La burguesía bayamesa se enfrascaba en una especie de mimetismo espacial y constructivo, quizás deseosa de parafrasear a grito el slogan del momento para el Vedado… ¡Nuevo Bayamo, el mejor lugar para vivir!

El arbolado del sitio viene a corroborar esta afirmación con la siembra en estrechos parterres, que ignoraban las agresivas raíces superficiales, del ficus benjamina, conocido vulgarmente como laurel, uno de los símbolos emblemáticos del Vedado, del que quedan, tal vez, no más de tres de sus representantes como testigos ciegos de una época pasada.

Quizás resulte más curioso aún descubrir pequeños hitos o monumentos de forma piramidal trunca como señaléticas del nombre de calles, ya borrados por el tiempo, ignorado por sus pobladores poco acostumbrados a esa forma de identificación de su entramado vial, como recuerdo de la extrapolación de códigos claves del reparto insignia, ubicado en la capital del país.

Los valores socio-culturales del barrio están vigentes de muchas formas que tiene su expresión más acabada en el alto sentido de identidad que establecen sus pobladores con su entorno.

Los vecinos del barrio fueron inapreciable colaboradores como portadores de la memoria histórica del lugar, ellos brindaron una valiosa información oral y gráfica sobre el emplazamiento.

Recuerdo que al finalizar la visita al hogar de uno de los vecinos del sitio me sorprendió favorablemente al mostrarme el primer número de un boletín mensual de seis páginas, de junio de 1955, ¨Noticias de Nuevo Bayamo¨, donde uno vuelve a sentir el fluir de la vida de sus primeros habitantes, sin duda un valioso documento para la historia del lugar y tal vez un ejemplar divulgativo poco frecuente para una zona residencial en el país.

Mi intento de elaborar una hipótesis sobre la forma en abanico del barrio me llevó a la casa de la viuda de uno de los protagonistas en el surgimiento del sitio, me confiesa que mi llegada fue providencial porque con dolor estaba a punto de deshacerse de las fotos aéreas originales del lugar donde es posible apreciar el proceso de urbanización, con su infraestructura técnica y las primeras viviendas construidas, en que es fácil observar con gran nitidez toda la morfología del emplazamiento.

Es evidente que sobre el sitio se ha acumulado un número importante de estudios realizados que van desde la historia del barrio vista por sus pobladores, estudios vinculados a inmuebles importantes, análisis del movimiento racionalista y las regulaciones urbanas del lugar; así como lineamientos urbanísticos para la calidad de la imagen y muchos otras publicaciones.

Contar con estas investigaciones permitirá crear las condiciones técnicas para sugerir a Patrimonio la valoración del lugar, de ser favorable, sería posible confeccionar el expediente para ser valorado por la Comisión de Monumento, con vista a declararlo como sitio urbano de significación, atendiendo al sistema de valores que están presentes en el barrio.

Esta simbólica parada, ya fenecida, que anunciaba la entrada al Barrio Nuevo Bayamo, tal vez carezca de todo valor visual y práctico, pero formaba parte de los valores del sitio. Sugiero seguir la historia de este lugar emblemático, olvidado por mucho, a pesar de sus indudables atributos, y para ellos pido la sinergia de todos.

Lo cual facilitaría la atención diferenciada, por parte de los especialistas y las autoridades locales, que contribuya a detener el deterioro del espacio edificado, con la consiguiente pérdida de valores, que está ocurriendo de forma creciente en el sitio actualmente.

El reconocimiento de los valores del barrio hará posible que las nuevas generaciones se impregnen del espíritu de sus habitantes y de la belleza de su espacio natural y construido.

(Imagen gráfica y un enfoque parcial de la Tesis de Maestría: Lineamientos Urbanístico para la Calidad de la Imagen, barrio Nuevo Bayamo. Autor José Alberto Zayas Pérez)
(Imagen gráfica y un enfoque parcial de la Tesis de Maestría: Lineamientos Urbanístico para la Calidad de la Imagen, barrio Nuevo Bayamo. Autor José Alberto Zayas Pérez)
Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 5 =