Foto: Luis Carlos Palacios.

En el aniversario 47 de la creación del sindicato Nacional de Trabajadores civiles de la Defensa fueron condecorados en Granma 38 trabajadores destacados de este sector.

La distinción Emilio Bárcenas Pier fue colocada a hombres y mujeres con una destacada y trayectoria laboral, social, política y revolucionaria en entidades civiles de la defensa, que han cumplido ya 20 años ininterrumpidos en el caso de las mujeres y 25 años los hombres.

En esta ocasión resultaron homenajeados trabajadores de los  colectivos del Banco Financiero Internacional sucursal Granma, la Corporación CIMEX, la Región Militar Granma y la división de GEOCUBA.

El acto conmemorativo se efectuó en el histórico sitio Parque Museo Ñico López, antigua fortaleza militar asaltada por la generación del Centenario el 26 de julio de 1953.

Rosa María Lorente Muria, secretaria general del Sindicato de Civiles de la Defensa en Granma reconoció a los condecorados por el papel que desempeñan en unidades de las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior.

Compartió con los participantes que el  sindicato se fortalece tras  su  Segunda Conferencia Nacional pues ese fue un  contexto apropiado  para discutir    sobre  funcionamiento sindical, el desarrollo económico, la lucha contra las  indisciplinas, el delito y las ilegalidades  y el papel de los trabajadores Civiles, en la defensa del país.

La dirigente granmense del sindicato de los civiles de la Defensa   destacó que los trabajadores del sector están enfrascados en el estudio y debate del Proyecto de Constitución de la República de Cuba con profundos aportes.

La dirigente sindical también llamó a trabajar con mayor organización y disciplina en el contexto del 21 Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba, a efectuarse el próximo año.

En esta jornada el buró sindical de los Civiles de la Defensa recibió un busto, en talla en madera preciosa, del mártir Emilio Bárcenas creado por el artista plástico de Guisa, Roberto Barban Díaz.

Emilio Bárcenas Pier, natural de la región de Guantánamo, era  descendiente de haitianos, e integró la Columna 6 Frank País del Ejército Rebelde, dirigida por el entonces Comandante Raúl Castro.

Cae herido en combate durante el incendio del cuartel de la tiranía de Minas de Ocujal, y fallece el 9 de agosto de 1958. Post morten recibió la  Orden al Mérito Revolucionario.

Los condecorados rindieron homenaje al mártir revolucionario Antonio Ñico López,  con una ofrenda floral ente el busto que le rememora en el Parque Museo que lleva su nombre, antiguo cuartel Carlos Manuel de Céspedes de Bayamo.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 15 =