No son pocos los aficionados que, convencidos del “descabezado equino” en la 58 Serie Nacional de Béisbol (SNB), han comenzado a hablar de la próxima campaña y de los posibles refuerzos para la segunda etapa del torneo.
Es muy cierto que los Caballos parecen destinados a quedar fuera de los puestos de comodines y, por lo tanto, de la batalla por el tercer campeonato consecutivo.
Las dos derrotas ante Las Tunas, acaecidas en el mismísimo estadio Mártires de Barbados, y luego los dos reveses frente a Ciego de Ávila, semejaron hicieron sangrar a un potro que ansiaba levantar la cabeza y llegar a más.
Ayer, para colmo, fueron blanqueados por Matanzas, el sotanero del certamen: Por eso podemos decir que los vigentes monarcas necesitarían a toda costa para, al menos ilusionarse, ganar los dos partidos restantes con los Cocodrilos.
Pero esa operación, que no es tan fácil, sería insuficiente, porque luego tendrían que barrer a Artemisa y lograr cinco triunfos, en Bayamo, ante sus últimos adversarios: Industriales y Villa Clara. Entonces, estamos escribiendo de una meta que roza casi con un milagro.
Claro que no resulta imposible, pero sería como viajar a un lejano lugar del planeta a lomo de caballo. El tiempo nos dirá.
En cuanto a los posibles refuerzos si Granma no clasifica, el pelotero que más lo merece tiene nombre de capitán de equipo, Carlos Benítez Pérez, quien ha jugado buena parte de la justa lesionado. Aún así era el de mejor (387) y OBP (493) en la selección y el segundo con mayor número de empujadas (24), solo superado en ese acápite por Avilés (26).
Otro con méritos para ser pedido es Yoel Mojena, el mejor lanzador de los granmenses. El derecho bayamés tiene cinco victorias y dos juegos salvados, los rivales le batean solo para 180, su WHIP anda por debajo de uno (0,95) y exhibe un excelente promedio de carreras limpias de 2,19. Su actuación del jueves por la noche ante los Tigres fue más que convincente durante siete entradas y un tercio, en las que repartió siete ponches y apenas permitió tres inatrapables.
Se sabe, lógicamente, que Lázaro Blanco, ya de retorno, sería el primero entre todos los peloteros de la “bolsa” y que Roel Santos, quien apenas se incorporó la víspera, estaría entre los convocados en la primera o segunda ronda.
Asimismo, llamarían con los ojos cerrados a Guillermo Avilés, quien ha tenido una temporada por debajo de su calidad, y tal vez también convocarían a Yoelkis Céspedes.
No obstante, tendremos más claridad sobre ese asunto cuando termine la etapa clasificatoria. La esperanza, ya lo hemos escrito muchas veces, es lo último que se pierde en esta complicada pero hermosa vida.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 3 =