La empresa genética y cría Manuel Fajardo de Jiguaní es la mejor entre las diez entidades de su tipo en el país pertenecientes al Ministerio de la Agricultura por sus resultados en varios indicadores productivos y económicos, así lo aseguró el doctor en medicina veterinaria Edgardo Benítez Figueredo durante una visita al centro durante la primera jornada del evento Tecnogest 2018 que se desarrolla en Bayamo hasta el próximo viernes 16 de noviembre.

La unidad empresarial de base San José, recientemente visitada, se conoce como la cuna del charolais cubano, genotipo descendiente del charolais francés, introducido en el archipiélago caribeño desde 1902, convirtiéndose la isla en uno de los primeros países latinoamericanos en contar con dicha raza.

Ejemplares que se caracterizan por su fortaleza al clima y las enfermedades tropicales, alto rendimiento cárnico y buen comportamiento durante los partos, así como un pelaje más grueso y menos abundante que su antecesor francés. Allí se pueden observar los más vistosos estabulados con vistas a presentarlos en la venidera feria de ganadería que tendrá como sede al parque de ferias Granma a partir del próximo sábado.

Con una masa ganadera de cinco mil 700 cabezas de ganado vacuno hembra de ellas registradas por la comisión nacional más de tres mil 300 como animales puros de las razas charolais, cebú, siboney y los criollos, de esta última raza la empresa en la unidad empresarial de base Cupeycito tiene el más numeroso rebaño de Cuba.

Tan solo ocho sementales cuentan la empresa, suficientes para el desarrollo ganadero sostenible y la aplicación de la ciencia y las tecnologías, ya que en el centro no solo se emplea la inseminación artificial para garantizar la reproducción y obtener ejemplares genéticamente puros, sino además la técnica de transferencia de embriones pues cuentan además con un laboratorio equipado para estos fines.

Visitar la unidad empresarial de base San José de la empresa de genética y cría Manuel Fajardo puede resultar agotador por las distancias entre una granja y otra, la amplitud de los establos y potreros, y la separación necesaria entre una y otra edicicación entre las que sobresale la minindustria dedicda al procesamiento de la carne, otro renglón importante en la empresa.

Comercializar desde hace varios años con los polos turisticos de Holguin y Ciego de Avila, entre ellos dos hoteles de categoría cinco estrellas es un gran reto para los trabajadores de la ganadería, muchos son los requisitos que han de tenerse en cuenta desde que el animal es pequeño, y hasta que se sacrifica y porciona, rindiendo además grandes dividendos para la empresa pues la tonelada de carne se comercializa a más de tres mil Cuc.

Hasta la actualidad la empresa cumple al 114 por ciento con las ventas netas, las utilidades, el salario medio y la productividad exhiben números muy positivos. La producción de leche y su aporte a la industria se comporta al 103 por ciento y tres puntos porcentuales más alcanzan los nacimientos que pasan de los 2200 en el presenten año.

En cuanto al manejo de los residuales y el cuidado al medio ambiente, esperan recibir pronto la certificación en la minindustria, los talleres de mecánica y transporte y la planta de fregado. Así como realizan el tratamiento del estiércol aprovechándolo para abonar los terrenos dedicados a pastos, además de trabajar en la certificación del manjeo inocuo de los alimentos.

El uso de molinos de viento y de paneles fotovoltaicos para el ordeño mecánico, así como para el bombeo de agua, son dos fortalezas y aspectos en los que se ahorran portadores energéticos no renovables. Exhibir una contabilidad certificada y asegurar que la empresa tiene salud financiera, es garantía de beneficio y alegría para los más de mil trabajadores de la empresa genética jiguanicera, orgullo de los hijos de Granma.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 13 =