Cumple 33 años programa de genética en Granma. / Foto: Captura de video. CNC TV

El 16 de enero de 1986 surgió en Granma el programa de Diagnóstico, Manejo y Prevención de Enfermedades Genéticas y Defectos Congénitos. Los treinta y tres años de existencia del mismo han permitido disminuir las anomalías fetales con el fortalecimiento del programa en los trece municipios granmenses.

Según explicó el doctor Álvaro Pérez Poveda, pediatra fundador de este servicio, los primeros pasos se dieron con la prueba de alfafetoproteína en suero materno para la detección de defectos abierto del tubo neural.

Luego se incorporaron las investigaciones relacionadas con electroforesis de hemoglobina y los diagnósticos prenatales citogenéticos, enriqueciendo así un programa que en principios solo contó con cinco trabajadores de la salud (un pediatra, un obstetra, un imagenólogo, una técnica de electroforesis de hemoglobina y una enfermera) y muy poco equipamiento médico.

Pérez Poveda asegura que en aquel entonces tenían únicamente un equipo ultrasonográfico en el hospital Carlos Manuel de Céspedes que se congestionaba con sistematicidad por la cantidad de pacientes que tenían que ser atendidas con el mismo.

Desde aquel tiempo hasta la fecha mucho ha avanzado el programa  en Granma. En 2001 se graduaron los primeros Máster en Asesoramiento genético y seis años después se logró  el laboratorio de citogenética en la provincia. Además, al ser constituida en el país la red de centros municipales y provinciales, en este territorio quedó completado el servicio con amplia cobertura en todos municipios, lo que ha permitido mejores resultado vinculados al programa materno infantil.

En 2017 la tasa de mortalidad por malformaciones en Granma fue de 1.5, teniendo como principal causa las de tipo cardiovascular. Sin embargo en 2018 lograron reducirla a 0.8, por debajo de la media nacional (en 0.9), gracias a la detección precoz y el trabajo educativo con la materna y su familia.

Pese a estos logros, los especialistas acá no dejan de insistir en la reducción de los indicadores, y en función de ello, promueven el acceso a consultas de planificación familiar para que así puedan acudir a las consultas de detección pre-concepcional citogenético, enfocadas en la planificación de los embarazos, la prevención de enfermedades como la siclemia, y el consumo del ácido fólico, un comprimido que ayuda a la reducción de malformaciones congénitas por déficit de ácido fólico, dentro de ellas las malformaciones cardiovasculares.

Así va consolidándose el programa genético en Granma a la altura de sus 33 años.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 3 =