Foto: Darelia Díaz Borrero

Este domingo las muestras de infinito amor trastocaron la solemnidad de la necrópolis de Bayamo, sitio hasta donde llegaron miles de personas para rendirle tributo a esas madres que ya no están físicamente en el reino de este mundo, pero que siguen ocupando un lugar importante en el corazón de sus seres queridos.

Flores, velas, poemas, y hasta canciones inundaron hoy el paisaje de este camposanto en el que se evidenció, una vez más, el eterno agradecimiento de los hijos hacia esos seres especiales, que además de regalar vida, se vuelven sacrificio, bondad infinita y el más cálido refugio.

En ese lugar se concentraron esfuerzos a fin de garantizar varios servicios para un tanto aliviar el dolor o facilitarles un grupo de accesorios y prestaciones a quienes hoy viven un día triste y llegaron hasta la necrópolis a profesar su amor.

Hasta el camposanto llegaron las máximas autoridades políticas y gubernamentales de Granma, y del municipio Bayamo, para comprobar que todo estuviera dispuesto en ese espacio para garantizar que los bayameses pudiesen rendir merecido tributo a sus madres fallecidas.

Según pudieron constatar se laboró arduamente en la limpieza y embellecimiento del cementerio, así como se trazaron estrategias en el sector del Transporte para asegurar el traslado de las personas desde los distintos puntos de la ciudad hasta la necrópolis en este segundo domingo de mayo.

Como es tradicional en esta fecha, en los alrededores de esta instalación se garantizó la venta de flores, velas y otros productos por unidades estatales y Trabajadores por cuenta propia, así como también se pusieron a disposición del pueblo diversas ofertas gastronómicas.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − cinco =