Foto: Rafael Martínez Arias

Desconozco la cifra exacta de escuelas existentes en el extenso territorio montañoso de la actual provincia de Granma, al triunfar la Revolución Cubana el 1 de enero de 1959. Pero puedo asegurar que eran pocas, todas de Educación Primaria.

Ahora, en la parte granmense comprendida dentro del Plan Turquino que este 2 de junio cumplió 32 años de creado, hay 265 instituciones educativas: un círculo infantil, 249 escuelas de Educación Primaria, una de Enseñanza Especial, tres de Jóvenes y Adultos, dos institutos preuniversitarios y nueve secundarias básicas.

Esos centros se encuentran en los municipios de Guisa, Buey Arriba, Bartolomé Masó, Pilón, Media Luna, Campechuela y Jiguaní, que tienen en conjunto una matrícula de unos nueve mil alumnos.

Todos cuentan con los maestros y profesores requeridos, quienes tienen elevada preparación, incluso grado científico de Máster en Ciencias de la Educación.

Curso tras curso escolar, sus resultados de retención y promoción escolar, son elevados.

En esa parte de la geografía granmense había una docena de escuelas en mal estado constructivo, de las cuales seis fueron restauradas durante 2018 y las restantes están programadas para reparar en 2019.

Todas estas razones me llevan a afirmar que la educación en las montañas granmenses, es de altura.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − ocho =