Foto de la autora

Habían pasado 35 minutos después de las ocho de la mañana, del 13 de junio. Estando el quirófano listo y médicos y enfermeras preparados, entró con aires de satisfacción la paciente Dianeyis Cedeño Carrazana, de 36 años de edad.

La sonrisa dibujada en su rostro develó en todo momento la confianza en la medicina cubana y especialmente en los doctores Arlenis Áreas Aleaga y Francisco Fernández-Vega Barreto, quienes tenían a su cargo el complejo proceder que se le practicaría. Se trataba de una mastectomía subcutánea ahorradora de piel, con colocación de prótesis de mama, una cirugía nunca antes practicada en la provincia de Granma.

A esta paciente se le había detectado una lesión en la mama izquierda de bordes irregulares, móvil y a plano profundo, sospechando neoplasia, así como microcalcificaciones difusas en la mama derecha.

Por los factores de riesgo, el cuadro clínico que presentó durante el diagnóstico y el resultado de los exámenes complementarios, se determinó tratamiento quirúrgico electivo donde se propuso iniciar con una tumorectomía acompañada de biopsia por congelación.

Tras retirar la tumoración y todo el tejido mamario afectado, que no era poco, se colocó entonces la prótesis de silicona, llenando así el vació que había quedado en el seno.

Según explicó la doctora Arlenis, la colocación de la prótesis no predispone la aparición de otros tumores, porque ello depende únicamente de los factores pronósticos de la paciente y su biología molecular (estudio genético que se realiza al tumor y que lleva a una clasificación molecular). De modo que este proceder es más ventajoso que riesgoso.

La Especialista de primer grado en cirugía acotó que el primer beneficio es estético, pues la paciente que recibe radial de mamas vuelve a ver su región mamaria normal después de habérsele extraído todo el tejido que se afecta. De esa manera la mujer incluso acepta mucho mejor la enfermedad y se incorpora sin complejos a la vida socialmente activa.

La destacada cirujana explicó que este tipo de proceder está contraindicado para mujeres obesas y con hábito de fumar. Además, dijo que tampoco se incluyen aquellas pacientes que hayan recibido tratamiento radiográfico pre operatorio.

La mastectomía ahorradora de piel con colocación de prótesis se describió mundialmente en 1994, fecha en que se llegó al concepto de cirugía oncoplástica. En Cuba se practica desde hace unos diez años y ahora por primera vez se logra en Granma, permitiendo que las mujeres que la requieren ya no tengan que ser remitidas al Instituto Nacional de Oncología y Radiología, lo que implicaba mayores molestias y gastos a la paciente y su familia.

Sobre esto el doctor Francisco Fernández-Vega Barreto, especialista de primer grado en cirugía plástica y caumatología, afirmó que es un gran logro en la medicina granmense, pues “se trata de una operación a nivel de los países desarrollados que permite que la paciente oncológica no quede mutilada” y eso se hace sin que la beneficiada o su familia tengan que pagar la intervención quirúrgica.

Definitivamente es un logro de la medicina granmense a escala de primer mundo.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 3 =