En Granma existen 8 hogares de ancianos y  16 casas de abuelos, cuyos indicadores de asistencia al adulto mayor le permiten estar entre las mejores provincias del país en el programa.

Entre estas instituciones destacada el hogar de ancianos Lidia Doce de la ciudad de Bayamo,  fundado el 5 julio de 1979.  A la altura de sus 40 años acoge a más de  120 ancianos residentes,  que  cuentan con asistencia médica las 24 horas,   terapia ocupacional, rehabilitación física y servicios de atención personalizada.

La institución beneficia además a 46 abuelos en la modalidad de hogar diurno, garantizando también todos los servicios para una feliz estancia.

  Al referirse a los logros del programa de manera general en el territorio el doctor  Amaury Britán Torres, funcionario del departamento del adulto mayor en Granma, expresó:

  “Entre los resultados que permiten sobresalir a la provincia se encuentran la coordinada articulación que existe desde la atención primaria de salud hasta la atención secundaria, a partir de los consultorios médicos de familia y su vinculación con los hogares de ancianos y casas de abuelos”.

  “Además se destaca la ardua labor de las escuelas para la capacitación del personal encargado del trato  con los ancianos y la  implementación de la consulta de déficit de memoria.”

Otros de los logros en el programa es la integración de la tercera edad a la Universidad del adulto mayor. En este sentido el hogar Lidia Doce ya festejó su primera graduación con 8 ancianos egresados del plan de estudio.

Siendo la nuestra una de las provincias cubanas con mayor envejecimiento demográfico ahora queda el reto de incrementar estas instituciones, tema del cual también abundó el especialista Britán Torres.

  “Tenemos previsto reaperturar para este 26 de julio una casa de abuelos en el municipio de Manzanillo y, antes de concluir el año, la inauguración de un hogar de ancianos en el municipio de Bartolomé Masó, con una dotación de más de cien camas. Ello, sin dudas garantizaría una mejor atención a las personas que pasan los 60 años de edad en las zonas del plan turquino, porque no olvidemos que Bartolomé Masó es un territorio eminentemente montañoso”

El sacrificio de aquellos que emplean su bata blanca y dedicación a los más longevos no cesa.  Por  estas razones se multiplican los deseos de los granmenses de ir por más en la atención al  adulto mayor,  programa que saluda con buenos resultados el 66 aniversario del épico asalto a los cuarteles Monacad y Carlos Manuel de Céspedes

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =