Una fraternal competencia entre bailarines de vecindades bayamesas tiene lugar cada año durante el rumbón mayor de la capital granmense. Son los llamados paseos de carrozas y comparsas, una autentica muestra del mestizaje cultural cubano.

En el desfile se juntan cornetas, tambores, orishas llegados del África distante y las carrozas representativas de la hispanidad aquella que algún momento de nuestra historia no quiso quedar fuera de tan popular festejo y le incorporó la suntuosidad de los reyes mostrando el poder de la corona en elegantes carruajes.

La gracia criolla del cubano reina en el espectáculo que es evaluado por prestigiosos especialistas de este hacer en el país. Ellos premian categorías individuales y colectivas. Esta vez los mejores rumberos resultaron: Félix Carballo y Rocío Miniet.

El estandarte mejor ejecutado lo llevó el cuerpo de baile de Parranderos del Cristo en tanto Los Guracheros de San Juan llevaron a casa los máximos galardones en atrezzo, arreglos musicales, percusión, escenografía, y mejor libro de dirección.

La comparsa estudiantil mostró al mejor farolero, Francisco Mando, mientras Las Jardinera, del reparto Camilo Cienfuegos ganó en Cuerda de metales, coreografía y diseño de vestuario.

La carroza Estudiantil mereció lauros en coreografía.

Los premios generales se comportaron del siguiente modo:

Conga: tercer escaño Parranderos del Cristo, segundo: Guaracheros de Siboney y primero: Guaracheros de San Juan.

En carrozas destacaron los proyectos: Estudiantil, Siboney y San Juan en ese orden.

Las comparsas ganadoras fueron: La estudiantil, La Jardinera y en el lugar cimero: Guaracheros de San Juan.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − 7 =