Los líderes sociales siguen hoy siendo blanco de la violencia en Colombia, donde en las últimas horas fue hallado el cadáver del campesino Luis Eduardo Caldera, aspirante al concejo de San Jacinto del Cauca (norte).

Caldera fue reportado como desaparecido desde el pasado 15 de agosto. Posteriormente, se encontró su cuerpo sin vida flotando y con las manos atadas en la orilla del río Cauca, acorde con la información divulgada.

Las autoridades investigan lo sucedido, teniendo en cuenta, además, que se trata del segundo candidato al concejo de esa región que es asesinado cuando restan pocos meses para las elecciones regionales del 27 de octubre próximo.

Hace tres meses la víctima mortal fue Belisario Arciniegas, de 38 años. Al respecto, el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) señaló que desde que se suscribió en noviembre de 2016 el Acuerdo de Paz entre el Estado y la exguerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarios de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) han sido ultimados más de 600 líderes sociales y defensores de derechos humanos.

Actualmente hay mil 351 líderes sociales amenazados en Colombia, donde se reportan frecuentes asesinatos de personas que defienden los derechos humanos, el medio ambiente y la paz.
El defensor del Pueblo, Carlos Negret, subrayó que «no se debe asesinar un líder más. Existe una falta de coordinación del Ministerio de Defensa, Interior y las entidades territoriales».

En dicho contexto diferentes voces plantean que la situación de violencia se agudiza al tiempo que el presidente Iván Duque planteó que «en lo que va corrido de nuestro Gobierno (…) hemos tenido una reducción del 35 por ciento en ese número de asesinatos».

El Consejo Regional Indígena del Cauca denunció el incremento de los asesinatos, amenazas, señalamientos y persecuciones contra quienes construyen la paz en Colombia.

Comunicamos a la comunidad nacional e internacional las continuas y sistemáticas amenazas en contra de quienes le apuestan a la paz, de las que vienen siendo objeto las autoridades y la guardia indígena en el norte del Cauca al igual que las comunidades campesinas, quienes buscan el buen vivir para la sociedad, enfatizó.

El partido Movimiento Alternativo Indígena y Social, afirmó recientemente que «en Colombia hay una masacre sistemática de líderes sociales».

En las comunidades indígenas lo estamos padeciendo, así como los campesinos, las comunidades afro, los sindicalistas, los que defiende el medio ambiente, el territorio, detallaron sus representantes.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + doce =