Foto tomada del perfil de Facebook de la periodista Jacqueline Pérez

La Fiesta del mar es una cita anual que junta en la ciudad granmense de Manzanillo a investigadores sociales del toda Cuba y artistas de la música y la danza cultores del estilo folklórico.

El evento consolida elementos identitarios de la nación desde el incentivo a la creación folklórica músico-danzaria y rinde honores a Yemayá, deidad africana que reyna sobre las aguas del mar.

Reflexiones y debates referentes al legado socio cultural de nuestros ancestros llegados desde el continente africano y que demuestran lo eficaz de medicinas naturales, uso de vocablos heredados de sus idiomas y dialectos, recetas culinarias y costumbres devienen ejes alrededor del cual gira el espacio teórico del encuentro único de su tipo en esta región cubana. Allí se dialogó esta vez sobre tradiciones manzanilleras y trinitarias; la representación del mar en el movimiento folclórico de Santiago de Cuba y el arraigo de la Clave y Rumba en Sancti Spíritus, Reflexiones sobre Obba, Dinámica de la cultura popular y las tradiciones en Cuba y Estructura narratológica de un ODUN de Ifá.

Auspiciada por el Consejo Provincial de las Artes Escénicas La Fiesta del Mar en esta quinta edición entregó a Orlando Verges, presidente de la Casa del Caribe, una estatuilla que evoca a la diosa de las aguas saladas en el culto sincrético cubano. La Casa del Caribe sostiene una hermandad con la Fiesta del Mar por lo que sus especialistas y estudiosos apoyan el evento y participan en todas sus ediciones.

Verges explicó a periodistas de Radio Granma , en Manzanillo, que “sin dudas esta unión fortalecerá los vínculos socioculturales y religiosos entre manzanilleros y santiagueros. Manzanillo tiene una fuerte influencia devota, lo hemos constatado desde que llegamos e intercambiamos con las personas de acá. Para nosotros resulta muy importante juntarnos en este propósito de practicar, conocer y profundizar, en torno a lo que son nuestros antepasados. Estar aquí y poder rendir honores a la orisha, sincretizada en la virgen de Regla, también es un gran privilegio”.

Como es ya tradición la procesión del Cabildo Yemamayá hasta el litoral devino acción principal del encuentro en que el también se realizan rituales mágico religiosos protagonizados por agrupaciones músico-danzarias como Okkán Addé y Kokoyé.

“Nuestro objetivo clave cada año es mezclar la teoría con la práctica para establecer un nivel de conocimiento entre los que practicamos estas religiones y los que se inician. De la Fiesta del Mar ya se habla en toda Cuba y eso sin dudas es un logro que hemos cosechado con la fe y la pasión con la que nos entregamos en cada una de las ediciones” dijo Luis Borrás, organizador del evento y director del grupo Okkán Addé.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =