Foto: Diana del Llano

En más de 10 millones de pesos está evaluada hasta la fecha la ejecución del acueducto de Guisa en la provincia Granma. Aún con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, la construcción de la obra no escapa a las afectaciones del bloqueo económico, comercial y financiero hacia Cuba.

Así lo reafirma Eveudis Chapman Leyva, Director del Proyecto Acueducto Guisa. “Durante la edificación de la planta potabilizadora apareció una disyuntiva, la imposibilidad de adquirir piezas y conexiones para la producción de una pieza fundamental en los filtros. A raíz de esta problemática nos dimos a la tarea de buscar soluciones”.

Junto al directivo los ingenieros Andrés Rodríguez Pizarro y Luis Espinosa Ramírez de la Unidad Empresarial de Base de Proyectos e Investigaciones Granma idearon una alternativa tecnológica para la sustitución del bajo dren de los filtros de la planta potabilizadora del acueducto Guisa.

“En el proceso constructivo de los filtros rápidos de la planta, nos topamos con el inconveniente en la adquisición de las tubería y accesorios de importación, para realizar el bajo dren o sistema de distribución del agua y aire para el lavado de los filtros. Entonces nos dimos a la tarea de buscar un posible uso de otros materiales y sustituimos esos elementos por piezas de PAD, producidos en Cuba y ejecutados en la fábrica de CIEGOPLAST”, comenta Andrés Rodríguez.

El ingenio de los trabajadores de recursos hidráulicos de Granma permitió en un corto tiempo continuar el avance de la obra.

“Esta solución da respuesta a una de las orientaciones recurrentes de la máxima dirección del país, de importar sólo lo imprescindible, si es necesario la materia prima. En este caso, se evaluó su aplicación siempre que técnica y económicamente fuese conveniente pues es una solución aplicable a cualquier planta de filtros”, enfatiza Rodríguez.

Por su parte Eveudis Chapman agrega: “En Cuba el costo de cada pieza es de 8 mil 777 CUP para un monto de más de 87 mil CUP; en el exterior, se adquiriría a un costo de 90 mil dólares. La ejecución de una planta potabilizadora convencional es compleja por la cantidad de accesorios que demanda. En la construcción de la planta se demandan 10 filtros para potabilizar 110 litros por segundo que se entregarán por sistemas de bombeo a un tanque apoyado de 1800 m3 y se ahí se distribuirán en tres sectores hidrométricos”.

Por sus aportes la inventiva mereció los elogios de la vicepresidenta cubana Inés María Chapman durante su última visita a la provincia.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 11 =