El 10 de octubre de 1868, tras darle la libertad a sus esclavos, el patricio bayamés Carlos Manuel de Céspedes inició el proceso revolucionario cubano en su ingenio La Damajagua. Ciento cincuenta y un años después de aquel acontecimiento, el pueblo manzanillero rindió tributo al hombre que fue considerado Padre de la Patria y al épico suceso que marcó para siempre nuestra historia.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 − 1 =