Tijjani Muhammad-Bande, presidente de la Asamblea General ONU
El presidente de la Asamblea General, Tijjani Muhammad-Bande, regresó hoy a esta sede de ONU tras su visita en Azerbaiyán, donde ratificó el importante papel del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal).

 

El diplomático nigeriano asistió a la Cumbre del Mnoal y allí recalcó que tanto Naciones Unidas como el Mnoal tienen objetivos compartidos para lograr la paz y la seguridad internacionales.

Según indicó, los ideales comunes entre las dos organizaciones incluyen el respeto de los derechos humanos fundamentales, la soberanía y la integridad territorial de todas las naciones.

El Mnoal debe continuar siendo una voz de razón y moderación, y seguir su trabajo en el marco de la Carta de la ONU por la paz, la estabilidad, el progreso humano y la justicia, incluso cuando parezca difícil, apuntó el titular.

Durante su visita a Azerbaiyán, Muhammad-Bande se reunió con el presidente de ese país, Ilham Aliyev, y discutieron cuestiones planteadas en la cita de los no alineados, incluida la cooperación entre el movimiento y la ONU.

También hablaron del papel desempeñado por Azerbaiyán para promover valores compartidos, y el titular de la Asamblea elogió los esfuerzos de esa nación  para implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Muhammad-Bande sostuvo -además- encuentros bilaterales con los presidentes de Pakistán, Arif Alvi; el de Venezuela, Nicolás Maduro; y el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez.

Los debates se centraron en cuestiones de interés mutuo como el multilateralismo, el desarrollo sostenible y la paz y la seguridad, según indica un comunicado de la portavoz del presidente de la Asamblea General.

El Mnoal, fundado en 1961, se reafirmó en la capital de Azerbaiyán como la voz de las naciones del Sur en la defensa del multilateralismo y de sus principios fundacionales.

Así se aprecia en el espíritu de la Declaración de Bakú, consensuada entre los mandatarios y representantes de los 120 Estados no alineados, la cual regirá como lineamiento para los próximos tres años, en los cuales Azerbaiyán ejercerá la presidencia pro tempore.

El Movimiento sale fortalecido de la cumbre de la semana pasada, a pesar de la diversidad e incluso los varios conflictos que enfrentan entre sí a varios de sus integrantes, pues el documento se pronunció por el diálogo, la negociación y la solución pacífica de controversias.

También está explicito en la declaración el respaldo al derecho de los países a su soberanía, independencia e integridad territorial.

Además, el texto fue claro en cuanto al reclamo de cese del bloqueo económico, comercial y financiero y que Washington ejerce contra La Habana por casi seis décadas.

En la recién concluido cita en Bakú, el Mnoal se mostró decidido en su demanda de reformar el Consejo de Seguridad de la ONU para hacerlo más democrático, transparente y acorde con la realidad geopolítica del mundo actual.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 13 =