Momentos de la votación/ 📷El periódico
 La socialdemócrata Meritxell Batet fue proclamada hoy presidenta del Congreso de los Diputados durante la constitución de las nuevas Cortes Generales (Parlamento bicameral) de España, emanadas de las elecciones generales del 10 de noviembre.
De manera simultánea, y también a propuesta del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), la formación más votada en los comicios del pasado mes, el pleno del Senado designó a Pilar Llop como titular de la Cámara Alta.

Las elegidas al frente del Congreso (Cámara Baja) y el Senado se convierten, en ese orden, en la tercera y cuarta autoridad de este país europeo.

Batet recibió 166 votos en la segunda votación de la sesión constitutiva de la estratégica Cámara Baja -encargada de designar al próximo presidente del Gobierno español-, tras no lograr en una primera vuelta la mayoría absoluta, fijada en 176 de 350 diputados.

La elección de la política catalana es resultado de un acuerdo alcanzado entre el PSOE, dirigido por el actual jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, y Unidas Podemos (UP), alianza electoral integrada por Izquierda Unida, Podemos y sus confluencias territoriales.

En el caso de Llop, su nombramiento como titular de la Cámara Alta también se alcanzó en segunda vuelta, después de que el 10 de noviembre el PSOE perdió la hegemonía del Senado conquistada en las legislativas del 28 de abril último.

Batet presidió el Congreso de los Diputados en la pasada legislatura, que duró apenas siete meses, mientras que Llop, una magistrada especializada en violencia de género, toma el relevo del también socialista Manuel Cruz.

Con la constitución de las Cortes, echa a andar la XIV legislatura tras la restauración de la democracia en 1978, en la que se verá el Parlamento más dividido de la historia reciente de España.

La fragmentación se acentuó en la más reciente cita electoral, con hasta 16 partidos distintos representados en el Congreso instituido este martes y la irrupción de la agrupación ultraderechista Vox como tercera fuerza política, detrás del PSOE y del conservador Partido Popular (PP).

Los largos períodos de bloqueo y de inestabilidad marcaron la política española desde las legislativas de 2015, cuando el arco parlamentario se fragmentó por el auge de nuevas formaciones y el declive de los partidos tradicionales, PSOE y PP.

Desde entonces se celebraron cuatro elecciones generales en otros tantos años, además de una moción de censura con la que Sánchez desbancó del poder al conservador Mariano Rajoy, en junio de 2018.

Precisamente, la actual composición del Congreso hará más difícil una eventual investidura del líder socialdemócrata como próximo presidente del Gobierno.

Vencedor de los comicios del pasado 10 de noviembre, Sánchez, quien firmó un preacuerdo con la izquierdista UP para gobernar en coalición, no dispone todavía de los apoyos suficientes para salir triunfante de una investidura.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − diez =