En Cuba se prioriza desde el Triunfo Revolucionario la educación, un derecho humano esencial que  tiene aquí carácter gratuito, máxime cuando se trata de niños y jóvenes con discapacidades.

Uno de los múltiples ejemplos de los beneficios que reciben estos infantes se evidencia en la escuela especial Ernesto Che Guevara.

Este centro que acoge a niños de toda la provincia Granma, entre ellos sordos e hipoacúsicos, ciegos, con baja visión, estrabismo y ambliopía, sordociegos y con retardo en el desarrollo síquico, es muestra de los derechos humanos que disfrutan los pequeños en Cuba.

Aquí ríen, gozan de igualdad, del derecho a no ser discriminados, viven en condiciones de bienestar, tienen un sano desarrollo integral, una vida libre de violencia y  disfrutan del derecho a la educación integral que les proporciona esta escuela.

El programa educativo, incluye  terapias de rehabilitación, aprendizaje de oficios, actividades recreativas, culturales y juegos tradicionales.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − 9 =