Al amparo de la antigua casona en que se escucharán por vez primera los acordes de la inmortal melodía «La Bayamesa», instructores de arte de toda la provincia Granma honraron a José Martí.

Los jóvenes manifestaron su desacuerdo con los hechos que intentaron mancillar la figura del Apóstol cubano, la transparencia de sus ideas y su postura en favor de la independencia, la dignidad, la libertad y el decoro de los hombres.

Jóvenes artistas que defienden las ideas /Foto Jacqueline Pérez

En el acto Teófila Acea, presidenta de la Sociedad Cultural José Martí en el territorio destacó la grandeza del legado martiano y desde allí convocaba a hacer del pensamiento del maestro baluarte cotidiano de vida. En tanto Ronnisel Garcés, máximo representante del movimiento juvenil martiano en esta porción del sur oriente, expresaba en el acto: «Martí fue – como dijera Gabriela Mistral,  «El hombre más puro de nuestra raza, corresponde a las jóvenes generaciones defender su obra, estudiar su pensamiento y apropiarnos de sus enseñanzas».

 

Canciones y versos aportaron emotividad a la cita en que volvió a confirmarse que Martí es símbolo cultural e ideológico de la nación.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 8 =