Aunque no escapó de las afectaciones derivadas del recrudecimiento del bloqueo impuesto por Estados Unidos a Cuba, la Empresa Cárnica de Granma cerró el
2019 con saldo favorable en sus indicadores económicos y productivos.

Según precisó a este sitio digital Roger Fernández Bodaño, director de la Empresa Cárnica de Granma, en el 2019 cumplieron las toneladas físicas al 104 por ciento que genera un sobrecumplimiento de unas 700 toneladas sobre lo que estaba planificado.

La empresa, dijo, tiene cinco surtidos seleccionados, la carne de res deshuesada se cumple, se cumplen las vísceras y aprovechamiento, se cumplen las carnes en conservas y se cumple la masa para croqueta.

En el orden productivo cumplimos la masa para croqueta, y la producción industrial de las carnes en conserva a partir de la industrialización de la harina de arroz en sustitución de la harina de trigo, lo cual nos permitió cumplir los niveles de producción en medio de la compleja situación económica que enfrenta el país, y asegurar estándares de calidad que nos permitiera compensar una producción que tuvo muchas dificultades a nivel de país”, explicó.

Informó que quedó sin cumplimiento solo el cerdo en banda que cerró al 97 por ciento, a partir del incumplimiento de la entrega de puerco a la industria por parte de la Empresa Porcina.

También en el 2019 esta empresa sobrecumplió su plan de ventas en divisas, ascendente a 3,7 millones de pesos, y alcanzó un crecimiento, del 50 por ciento, de las producciones para el turismo, con respecto al 2018.

En el año que recién terminó el Cárnico de Granma también cumplió sus encargos con la distribución normada y otros destinos.

Dentro de los indicadores económicos  sobresalen la utilidad y el valor agregado.

Más de 40 surtidos se obtienen actualmente en la Empresa Cárnica de Granma, la cual exhibe un ritmo productivo que la hace sobresalir en al ámbito empresarial cubano.

Esta empresa es de referencia en el país en el aprovechamiento de la sangre animal para la obtención de embutidos, así como de las tripas tanto de vaca como de cerdo para ahorrar de este modo la sustitución de la envoltura que podría generar costos adicionales al país.

Esta industria granmense es reconocida además por el empleo de materias primas alternativas como la harina de maíz y arroz, para la elaboración de surtidos que antes se hacían con recursos de importación.

Con la satisfacción de haber tenido un año, próspero pero conscientes de que queda aún mucho por hacer, los trabajadores de esta industria dieron la bienvenida al 2020, calendario en el que la Empresa Cárnica de Granma aspira a conquistar mejores resultados en su gestión.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + 8 =