En el Aeropuerto Internacional Sierra Maestra del municipio de Manzanillo se implementan las medidas para enfrentar el nuevo coronavirus Covid-19. Ante la entrada de turistas, provenientes fundamentalmente de Canadá, en la instalación aeroportuaria, se adoptan las medidas de protección establecidas para evitar la propagación de la pandemia.

Manzanillo.- Conocimiento, prevención y cuidado son palabras que cada miércoles pone a prueba el colectivo del aeropuerto internacional Sierra Maestra, de esta costera urbe, único punto de la provincia de Granma con acceso extra fronteras y por consiguiente al Covid-19.

El doctor Reinaldo Cabrales Fonseca, expone que en la institución cumplen con todos los protocolos para prevenir la enfermedad, como sucedió con un turista canadiense que llegó a Manzanillo el miércoles en la tarde.

“Traía puesto un abrigo y una mochila encima y eso con el ambiente de calor externo quizá incide, pero no nos confiamos. Además no poseía ningún síntoma o sospecha de la enfermedad.

Cabrales Fonseca manifiesta que las tareas comienzan desde bien temprano con la actualización en el matutino y que al despegar el avión de regreso a la ciudad canadiense de Toronto, el colectivo procede a la desinfección de los equipos y herramientas.

En la sala de pesquisaje, desde 2005 funciona el equipo de escaneo de la temperatura corporal, un dispositivo que opera dos especialistas. Uno de ellos es el informático Raciel Paneque Remón: “Todo cuidado es poco. La vista tiene que funcionar muy bien. Cualquier situación la informamos de inmediato a los especialistas de inmigración e higiene, encargados de proceder a la entrevista a las personas.

“La temperatura permisible de entrada al país es de 37,5 grados. Hasta el momento no han existido contratiempos en las labores.

Entre el colectivo del aeródromo manzanillero, Gladys González Popa es una de las más atenta a cada detalle. Ella es la enfermera de la institución. “Cada mañana ponemos al tanto a nuestros colegas de las informaciones relacionadas a la enfermedad y puntualizamos en las medidas orientadas por nuestro ministerio para minimizar riesgos, entre ellos el uso del nasobuco, el lavado de las manos y la desinfección de cada área y equipo con contacto entre los pasajeros y sus equipajes.

“Chequeamos todo mediante comunicación cantidad de pasajeros, estado físico. El epidemiólogo es el primero que sube a la nave para hacer la libre plática y es el que da el visto bueno para que desciendan los turistas.”

Procedentes de Toronto, cada miércoles arriban a la Ciudad del Golfo de Guacanayabo casi un centenar de viajeros con destino al polo turístico de Marea del Portillo, en el municipio de Pilón.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cuatro =