Ante la aparición de una pandemia la tendencia es hacia la alarma, lo que conlleva consigo acciones como compras excesivas de productos, toma de medidas irracionales y un estado de ansiedad.
    Luego de ser declarada, el pasado 11 de marzo, por la Organización Mundial de la Salud (OMS) la Covid-19 como una pandemia global no han sido pocos los comentarios y publicaciones en redes sociales que incitan y generan rumores y preocupación.
     Ante esta situación la OMS declaró que la gestión del estrés y el bienestar psicosocial durante este período es tan importante como la gestión de la salud física, y por ello presentó una serie de consideraciones para los diferentes sectores de la población.
    Como apoyo al bienestar psicológico durante el brote de Covid-19 es importante tener en cuenta los siguientes aspectos:
    Para la población en general:
1- No atribuir la enfermedad a ninguna etnia o nacionalidad y ser empático con los afectados.
2- Son personas que tienen COVID-19, que están siendo tratadas por ello o que se están recuperando, y no son: casos, víctimas o enfermos.
3- No ver, leer o escuchar noticias que causen ansiedad o angustia, sino aquellas que permitan tomar medidas de protección.
4- Encontrar el lado positivo de la epidemia, como todas las personas que han experimentado este nuevo coronavirus y lo han superado.
    La OMS aclara que este es un escenario único y sin precedentes para muchos trabajadores de la salud, particularmente si no han estado involucrados en respuestas similares, por ello recomiendan:
1- Estar conscientes de que el estrés y los sentimientos asociados no significan que no se pueda hacer el trabajo o se sea débil.
2- Atender sus necesidades básicas y asegurarse de descansar, comer de forma saludable y realizar actividad física
3- Conocer que los adultos mayores pueden sentirse más ansiosos, enojados, estresados, agitados y retraídos durante el brote.
    Los grupos de la sociedad más vulnerables tienden a sentir más temor sobre lo que ocurre, sobre todo los adultos mayores, que estén aislados y o padezcan deterioro cognitivo o demencia, y se hace necesario:
1- Proporcionar apoyo práctico y emocional a través de familiares y profesionales de la salud
2- Dar información clara sobre la forma de reducir el riesgo de infección con un mensaje claro y entendible
  En el caso de aquellas personas que se encuentran en aislamiento, ya sea porque están siendo tratados por Covid-19 o porque están en vigilancia deben:
1- Mantener las rutinas diarias personales, dentro de lo posible.
2- Continuar el contacto con familiares y amigos mediante correo electrónico, medios sociales, videoconferencias y teléfono.
    Ante una enfermedad que aun genera incertidumbre, es natural que las personas se preocupen, pero se recomienda por las organizaciones de salud mantener la calma y estar correctamente informados.
Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 1 =