Varias entidades granmenses comenzaron la confección de nasobucos para su distribución a unidades asistenciales de la salud, organismos priorizados y la venta a la población. En Bayamo, por ejemplo, dos atelieres produccen más de dos mil unidades en cada jornada.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =