Tras haber realizado en Granma la capacitación del personal de salud para prevenir y enfrentar el coronavirus, hoy en todos los municipios de esta provincia oriental se cumple un plan emergente en la vigilancia y asistencia médica.

El doctor Ciro Estrada García, director provincial de salud pública, aseguró en horas recientes que en la provincia existe un equipo sanitario que lleva un control estricto en la frontera.

Enfatizó que se hace la debida vigilancia en el aeropuerto internacional Sierra Maestra, enclavado en la ciudad de Manzanillo, por donde entra al territorio un número importante de turistas procedentes de países que reportan la presencia de Covid 19, entre ellos Canadá.

Además existe control estricto con los viajeros internacionales que entran por otra vía y que se hospedan en casa de renta o llegan a visitas familiares.

Una de las medidas ante el riesgo es el aislamiento. En Granma los pacientes que llegan a las instituciones de salud refiriendo síntomas de enfermedades respiratorias son atendidos en un espacio diferente al resto de las emergencias médicas y si se requiere, son vigilados en locales con capacidad de aislamiento que ya están creados en todos los municipios.

“Existe un centro provincial que ya está funcionando en el municipio de Bayamo, específicamente en la Villa Cautillo, una instalación ubicada a cerca de 10 kilómetros de la capital provincial y que pertenece a la empresa de alojamiento de Granma.” Dijo el doctor Ciro Estrada.

La sala 1J del hospital Carlos Manuel de Céspedes también se acondicionó para el aislamiento. En este momento se vigilan allí pacientes cubanos que viajaron al exterior y al regreso refirieron síntomas respiratorios pero ninguno ha sido diagnosticado como positivo al virus.

De cualquier manera se sigue el protocolo y se extreman medidas.

Sobre el tema nos comentó el doctor Humberto Reguera Macías, especialista en higiene y epidemiología de la mencionada institución de salud: “Nosotros cumplimos aquí cabalmente el protocolo de vigilancia. Aun cuando no tenemos ningún caso positivo, los mantenemos hospitalizados por 14 días para vigilarlos en el tiempo de incubación del virus.

Además somos muy cuidadosos con las medidas higiénicas y de bioseguridad. Hemos dicho a la familia de estos pacientes que si desean traer algún alimento, debe ser en recipientes y bolsas desechables, porque toda vez que algo entra a la sala se desecha al terminar de consumir el producto. El recipiente que entra a la sala no retorna, ya eso se empaqueta en bolsas y se desecha.

También los pacientes entran por un flujo delantero de la sala y el personal por el flujo de atrás, o sea para evitar cualquier tipo de contaminación.”

Estas medidas reafirman la solidez de nuestro sistema de salud y la preparación del personal asistencial, una fortaleza del proyecto social cubano.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − 6 =